lunes, diciembre 29, 2008

Pinitos caseros

A mí la Navidad me encanta. Me moviliza, me lleva a repasar todo lo lindo del año y a agradecerle a la vida las cosas maravillosas que nos pasan, el hecho de estar todos, de escucharse todos los días, de tener padres-abuelos-suegros.
Con los chicos, esto se potencia, porque uno ve que la magia toma otra forma, se expande. Para esta Navidad logré entusiasmar a Joaquín (no es muy afecto a las manualidades)con una idea que me pareció súper original: armamos pinitos de cartapesta (conos de papel de diario con engrudo), después cocinamos galletitas con formas (moldes varios, muchos de la masa de modelas) y luego les escribí el nombre de cada integrante de la familia a la que le regalamos el arbolito.
A los conitos los forré con papel crepe verde y con tanza colgué las galletitas, a las que Joaquín les hizo el decorado final. Matilda supervisó todo el proceso, probó varias y el papá, como siempre, se encargó de eternizar el momento.

Hicimos varios pinitos y sé que a muchos les encantó nuestra idea.


martes, diciembre 23, 2008

Una valija llena


Que en esta Nochebuena puedan rescatar lo más lindo de sus vidas y pedir que se repita con creces el año próximo. Que todas y todos tengan paz en sus familias y que en 2009 podamos pensar en construir una sociedad menos enfrentada y un poco más justa. Algo que sólo podremos hacer si tenemos paz.

Los chicos nos dan mucho de eso. Ojalá podamos multiplicarlo.

jueves, diciembre 18, 2008

Demasiada leche

Joaquín tiene angina herpética. Toda la lengua, boca y cachetes internos con llagas que no lo dejan comer. Empezó con fiebre y hace cinco días que está muy pero muy dolorido y angustiado... Tiene hambre y cuando intenta comer, no puede.
Así que muchos mimos, mucha paciencia, mucho helado y cosas frescas, aunque todavía no prueba nada.
Fuimos varias veces al doc (estamos abonados este mes), y como en el año ha estado medio baleado, hicimos los primeros análisis de su vida (exceptuando los de recién nacido) para ver las defensas. Todo relativamente bien: la infección esperada y algo de anemia.
-Pero come mucha carne, pollo, leche...
-¿Leche? ¿Cuánto de leche?, me dijo.
-Y... un litro por día, más algún yogur y queso.

-Noooooo, es demasiado. "Tanta cantidad de leche -cito textual al doc-, sobre todo la leche tan artificial como es ahora, termina provocando pequeñas hemorragias en el intestino que le provocan la anemia. Que tome menos: mitad leche, mitad agua... en la mamadera", recomendó.

Y sí. La cuestión es que Joaquín adora su "memucha". Toma mamadera: tres a cuatro diarias. Un montón, ya lo sé...
Mi amiga Laura me emplaza a que YA se la saque (malaaaa....).
Pero él pide con tanto amor su memucha que me puede...
El doc dice que el paladar no se le deforma, pero hoy le hacía el jueguito para que la dejara. Estamos trabajando todos en casa para que inicie el jardín sin la memucha.
¿Alguna receta?





PD: la foto es del verano pasado, pero la postal se repite, con la diferencia que la Mati tiene más pelo y casi que agarra sola su memucha...

martes, diciembre 09, 2008

Dos buenas noticias

Una: Tenemos jardincitoooooo! Después de semanas de intensa búsqueda, todas las opciones se nos habían caído y estábamos al punto de desesperarnos. Pero insistí, por no decir harté, en el cole Escuti, donde la prima Lili nos había recomendado. Por fin el viernes nos admitieron, luego de haber ido unas 15 veces a preguntar y casi instalar una carpa en la vereda. Así, que la salita de 4 turno tarde "tendrá el lujo" de tener a Titín como compañerito, juaaaa!

Dos: Fuimos al control del año con Matilda. Mil felicitaciones: 9,030 kilos y 76 centímetros, el tamaño ideal para sus 12 meses y 10 días. Catarsis en vivo (ya la había escuchado al fono, pobre doc) con el episodio de la galletita.
Para las mamis que siguen este blog, van consejitos del doc sobre qué hacer cuando se nos ahogan.
Uno: sentarse y poner al bebé boca abajo sobre las rodillas. Darle dos golpes secos en la espalda.
Dos: si no reacciona, nos quedamos sentados y lo ponemos boca arriba, siempre sobre las rodillas. Le tapamos la nariz y le pasamos el aire nuestro que tenemos en la boca (no mucho ni muy fuerte). Dice que el 99,9% así reacciona, que lo que está obstruyendo se diluye y pasa. Algo prohibidísimo, más allá de lo que todas sabemos: los maníes, porque la cáscara se pega, la pasta se agranda y no pasa.
Tres: que un bebé/niño puede estar hasta 4 minutos sin respirar, lo que es una eternidad y da margen hasta para llegar a alguna parte.

lunes, diciembre 01, 2008

Para ahuyentar malos recuerdos

El viernes fue el cumple de Matilda. Primer añito. Felicidad doble, triple, inconmensurable...
Lo festejamos el sábado con ganas. Tantas que corrimos la lluvia y la casa se convirtió en una selva, con mucha ayuda de todos, especialmente de la tía Ana Silvia que conjuró los animales y de la abu Gra, autora de los títeres-ratitas que se llevaron los chicos. La mami (yo) hice la torta y extrañamos a los otros abus, que están de viaje.
No sabía qué fotos seleccionar... Disfruten esta delicia!!!!

domingo, noviembre 30, 2008

Nacer de nuevo



Todo puede suceder en unos cuantos segundos. El jueves a la tarde, con 43° de sensación térmica y preparando las cosas para festejar el primer añito de Matilda, que fue el viernes, pasé el peor de susto de toda mi vida: Matilda se ahogó comiendo una galletita de salvado. Estaba en su silla de comer, y yo la tenía delante de mi vista, pero medio de costado. En eso mi hermano, que estaba en casa, la ve y me dice: está morada.
Corrí, la di vuelta, le metí los dedos y nada. Atiné como a tirarle agua, dije no, me volví, la volví a poner boca abajo, le pegué en la espalda y le escarbé la garganta. No me dí cuenta si salió algo, no vomitó, pero empezó a respirar. Se le fue el morado, tenía algo de sangre en la nariz y le quedaron unas pequeñas pequitas en los cachetes, como de vasitos capilares rotos, que a las horas se normalizaron.
Me temblaron las piernas por horas y nos quedamos un buen rato en la pileta las dos abrazadas, apapuchadas. Uno no puede parar la cabeza pensando en lo que podría haber pasado y cómo la vida te da, te quita y te devuelve en apenas un instante.

sábado, noviembre 22, 2008

Otra generación

Anoche Joquín vomitó. Estaba durmiendo, empezó a hablar, fui hasta su cama porque lo presentí y alcanzó a vomitar en el piso. No sé porqué, aunque presumo que fue una mezcla de pileta y golosinas de la tarde.
La cuestión es que esta mañana le cuento y no se acordaba. Le repaso lo que pasó y me preguntaba que cuándo, dónde, qué había hecho él. No se acordaba.
Hasta que se le ocurrió cómo comprobar el hecho.
-¿Tenés una foto?, me dijo.



PD: estamos preparando el cumple de Matilda: el viernes llegamos al primer añito.
Habrá tortugas, perros, monos, jirafas y muchos animalitos más...

miércoles, noviembre 05, 2008

Doctorado en tijerita



En las últimas semanas, he recorrido muchas escuelas a pie y otras on line. Hablé con varias mamás preguntando dónde iban a mandar a sus hijos.
Todos los colegios se esfuerzan por mostrar en su proyecto educativo que integran áreas de ciencias, lengua, matemática, idiomas. Que salen con determinado nivel de inglés, que tienen computación.
En una sala de 5 que visité había innumerables carteles con letra de chicos, con la impronta de la psicogénesis, que decían que no quieren que se mueran los peces, que no contaminemos, que el agujero de ozono...
“Mi nena va a jardín de 5 y ya sabe leer y escribir”, cuenta orgulloso un compañero de trabajo.

Pero yo no quiero nada de eso!!!


Yo no quiero que Joaquín aprenda a escribir en el jardín. Que no sepa sumar, restar. Que salga sin saber recitar las vocales, los colores en inglés o una canción en tres idiomas. No digo que no escriba su nombre, pero para sacar frases completas, esos nenes de la sala de 5 han dedicado muchas horas de aprendizaje.

Quiero que juegue. Que le cuenten muchos cuentos, que se disfrace, que se ría, que se duerman todos los compañeritos cuando la seño sale de la sala, que se embadurne con témperas, que derrita crayones… Que tenga cursos avanzados en el uso de la tijera, que se divierta mezclando plasticolas de colores, que pegue fideos y yerba en un papel, que haga un barrilete, que juegue con luces y celofán, que busquen texturas en las telas, que armen torres con envases de gelatina y barcos con potes de yogur, que imaginen un pueblo de masa de sal y una calle de papel glasé.
Que salga licenciado en juego, doctorado en tijerita, con un master en pinceles.
Tendrá mucho de todo lo otro después. Le quedarán, al menos, unos 17 años más de escolaridad adecuada a formar competencias para el mundo de hoy.
Quiero un jardín de infantes que, de alguna manera, potencie esa inocencia tan preciosa que tienen los nenes de 4 y de 5.
Después vendrán las vocales, los verbos y las matemáticas.
¿Estoy muy a contramano?

domingo, noviembre 02, 2008

Hermanitos



Matilda está más grande. Entiende más, juega, responde, se ríe comprendiendo. Y ese crecimiento viene a fortalecer la relación de hermanos. Si la estoy bañando, Joaquín se quiere meter también y que se la deje un rato para jugar. El le cuenta cuentos, aunque ella le quiera arrebatar el libro. Si él arma aviones con los blockys, ella se entretiene sacando todas las piezas de la caja. Están entretejiendo una de las relaciones humanas más lindas y profundas que tenemos los seres humanos. Siempre les digo que van a hacer amigos toda la vida. Ojalá que así sea.
Y en esta red de mamis con blog encontré a Verónica, que viene a vivir en la misma ciudad que nosotros y con quien ya nos prometimos una visita a la plaza con todas las prole. Escribe hermoso y copio de su blog lo que apuntó cuando se espera la llegada de un hermanito.

“Que se va a poner celoso. Y los celos lo van a hacer sufrir.
Que perderá su lugar de privilegio y lo vamos a lastimar.
Que no tendremos la capacidad de querer tanto al que viene como a él, que fue el primero.
Que este amor inmenso que nos despertó no es repartible, y nosotras tampoco.
Que seguramente hará retrocesos en sus aprendizajes, o regresiones, o como se llamen. No sé, eso que todos dicen.
Que al que llega mejor lo ponemos directamente en otra habitación para evitar sensaciones desagradables al mayor.
Que no festejen delante de él al recién nacido.
Que mejor lo dejemos participar en todas las cosas del bebé porque si no el daño será terrible.
Son algunas de las cosas que se nos plantean con el segundo embarazo en relación al primer hijo.
Y esto nos puede quitar del foco el gran regalo que un hermano significa.
Y a la vez, despoja al que viene del derecho de ser un bebé con necesidades y ciertos privilegios.
Siento al hecho de tener hermanos como fundante en muchos aspectos.
Se trata de un compañero, un cómplice para la vida.
Un otro que transforma los vínculos de manera estructurante. Que habilita regiones, puebla espacios y desencadena situaciones de aprendizaje, inclusión y generosidad.
Un otro con quien se reparten los ideales maternos y paternos depositados sobre los hijos.
Claro que también provoca enojos, celos, rivalidades, competencia. Y todo eso es necesario, para la vida, para las relaciones, para el entramado familiar.
El nacimiento de un hermano es una oportunidad única de contarle al primero como eran los tiempos en que fue bebé. Explicarle de los cuidados especiales que le dimos, la atención, los brazos, la teta...
Incluirlo pero sin hacerlo cargo. Dejarlo sentir que ese bebé se puede tocar, se puede mimar, que no es ajeno a él, sino que es accesible. Que integra y no que separa. Que une a través de las experiencias nuevas que nos trae.
Y nosotros los padres, no necesitamos repartir el amor. El amor por los hijos se siente. No se mide por mitades ni por cuartos.
El amor está, es, nos atraviesa y lo transmitimos.
El amor es esa vida nueva que llega a la familia y el lugar que le damos a cada hijo desde su "ser" particular...”

martes, octubre 28, 2008

11 meses

Se ríe todo el tiempo. A veces, cuando está muy muy contenta, la risa le sale bien gruesa y estridente, como la princesa Fiona.
Le asoma su segundo diente y oficialmente podemos decir que gatea. Sí, en cuatro patas, como mandan los manuales, porque hasta hace poco se enredaba con la rodilla sin saber qué hacer. Igual no se hacía mucho problema: paraba el culito y lo apoyaba donde hubiera algo de lugar.
Copia sonidos, saca y guarda objetos de un balde, le gusta tocar el pasto, le contesta a los gritos al hermano, se enoja (vieran cómo) cuando no puede dar vueltas las páginas de una revista y ahora te busca con el andador para que la corras diciendo "te persigo, te persigo!!!" Entonces ella acelera las patitas, se exalta y dispara a las carcajadas.
Se asombra ante cada cosa, come que es una maravilla y nos ilumina a todos. Cómo será que cuando duerme, la extrañamos.
Hace 11 meses que ampliamos la familia. Feliz pumpe, hijita!

De Yacanto

lunes, octubre 27, 2008

Dulce de leche

“¿Ahhh, es nena o varón?”, disparó la desubicada de la profesora suplente de natación de Joaquín, que no sé porqué no guarda la lengua no vaya a ser que se ahogue. Encima.
Yo la miré con muchas ganas de hacerla sentir mal: “No, no estoy embarazada. Estoy gorda nomás”.
Pobre. No sabía dónde meterse. “Ah, es que te vi haciendo relajación como en la gimnasia preparto y pensé…..”
La verdad es que me dio pena. Habrá tenido 22 años y todo el tiempo del mundo.
Qué se va a imaginar que me duermo a la 1, me levanto a las 6, trabajo a la mañana muy temprano en la radio, a la tarde en el diario, cocino, hago las compras, mimo a los chicos, los llevo al médico, les ordeno la ropa y jugamos en la plaza. Y pongo plantitas en el jardín.
Este 2008 no hemos tenido sosiego los argentinos: la crisis del campo, la crisis de la Caja de Jubilaciones, la crisis de las bolsas, la crisis de las AFJP. Demasiado. Y a las 9, cuando empieza cerca de casa esa clase de spinning que tanto me gusta, los chicos se están despertando. Y es hermoso: nos reímos, cantamos, saludamos al sol, nos escondemos, hacemos tostadas. Y me da fiaca. Así que este verano estaré otra vez con los 15 kilos de más que me quedaron de Matilda. Viva el dulce de leche.

martes, octubre 21, 2008

Angelito

Joaquín nació por cesárea y, tiempo después, pensé que el médico no nos supo esperar.
A Matilda la esperamos, insistimos y nació por parto natural. Ahora pienso si no fue demasiada osadía.
Anoche abracé a una mamá que velaba a su bebé. Todo iba muy bien hasta que en el momento preciso del alumbramiento, la bebé no resistió. Coma, terapia y murió.
Ana lloraba por su Ema y yo por ellas. Pensé que podría haber sido mi Matilda. Nuestra Matilda. La misma espera, el mismo doc, la misma clínica, muchas horas de trabajo de parto. Cuando nosotros estuvimos ahí, decidimos ir para adelante, confiar en el médico. Pero, ¿no habrá sido demasiada obsesión por el parto natural? Yo lo quería. Lo tuvimos. No estoy segura de haber evaluado cuánto riesgo podía estar sufriendo nuestra bebé.
Con Ema el parto iba perfecto: ocurrió todo en el último instante.
Ahora no me puedo sacar de la cabeza este riesgo y el dolor de esta mamá por una Ema que no está. Angelito... te abrazamos.

martes, octubre 14, 2008

Sin escuela

Ayyy, yo no sé cómo será en otras partes del mundo, pero acá en Córdoba es una odisea terrible: Joaquín tiene que empezar el jardín de 4 el año próximo (también llamado preescolar o nivel inicial) y no hay un solo lugar disponible en alguna escuela privada en la zona en donde vivimos y hasta un poco más allá también.
Los pápás hacemos colas desde la noche anterior incluso, para quedar en una lista de espera en la que seguro no entrarán, porque la prioridad siempre la tienen otros.
Estaba muy ilusionada con una, el 1° de abril hicimos una cola de largas horas para quedar en lista de espera. La directora nos alentó con que había vacantes y hace unos días se despachó con que no, no y no. No hay forma. Desesperada busqué en otras y en todas me dicen lo mismo: está todo lleno, incluso con los hermanitos de los chicos que van ya a los grados se completa el cupo del jardín. Ahora la apuesta es una pública que es buena, de esas poquitas que se salvan, porque la diferencia entre el sistema privado y público aquí es abismal.
A lo mejor en alguna que lo anotamos nos llaman para decirnos que se liberó un lugar, como le pasó a Marce, pero mientras tanto, no tenemos colegio.
Angustiante.

martes, octubre 07, 2008

Solcito


Matilda está comestible. Lo digo muy en serio: a veces me tengo que controlar para no moderle esos cachetes o la pancita de gorrión.
Te mira y se ríe. Le habla a las cosas, gorjea, ensaya sílabas, le sonríe a la vecina, a la señora que nada en el andarivel de al lado, a todo el mundo.
Se abalanza sobre lo que quiere agarrar y la tenés que estar atajando.
Fuimos al doc las dos juntas y le confesamos: estamos bárbaro. Pesó 7,930, así que nos llevamos un felicitado, porque tuvimos épocas en lo que más le crecía era el pelo.
Es que come con devoción: prefiere hacerlo solita y la comida de nosotros. Se vuelve loca por los pedacitos de tomate y de mandarina. “Me encanta”, dijo el doc. Así que está autorizada a las tartas caseras, pastas, pastel de carne y hasta huevo con moderación.
Tiene un solo diente abajo que lo exhibe con orgullo todo el tiempo. Cuando la desnudás, se toca la panza y viene Joaquín y le dice: “Qué pancita, mamina!!!!”. Y ella se desarma en festejos.
Mide 71 cm. Es una gurrumina que va de un lado para otro en su andador. Llega a las puertas y hace un movimiento de caderas, tic, tac y pasa de 10. Adora desparramarle los autos al hermano. En el suelo se arrastra y ensaya estirar los brazos con la cola para arriba, pero vuelve al gusanito enseguida. Cuerpo a tierra para llegar a lo que quiere.
“Dos horas menos de brazos por día, y gatea”, se despacha el médico. “Pero es tan lindo alzarla”, agrega, y me saca la respuesta de la boca. Así que en casa andamos sin apuros.
Yo le pido un beso y ella me besuquea la pera hasta que me hinca el diente. Y se ríe cuando le digo ayayayaya! Y va de nuevo.
Jugamos a buscar a Titín. El otro día, Joaquín no estaba. Entonces lo buscamos por todos lados y en eso ella dice: “OTÁ”. Y yo me quedé helada. Les juro.
Es un solcito y una bendición.

domingo, octubre 05, 2008

Pedagogía en la plaza

Ha llovido en Córdoba y nuestra plaza se puso hermosa. Hay mucho verde y varios árboles en flor. Así que aprovechamos el fin de semana para excursiones al frente de casa.
Por la mañana, plantamos un arbusto parecido a la hortensia, pero de flores más pequeñitas. Joaquín y Tomás, un vecinito de la vuelta, fueron los ayudantes y son los encargados ahora de que no le falte agua. Ahí aprovecharon y cavaron unos pozos bajo el trepador. Me explican que se trata de un cumpleaños y que la montaña es la torta de Batman.
A la tarde nos organizamos mejor. Canasta para el mate, lonita para la Mati, juguetes y bicicleta para el dúo dinámico. Pero ellos no pudieron con su genio y tuve que ir a buscarles las palitas y rastrillos y un balde con algo de agua. Unas dos horas estuvieron haciendo pozos, canales y parloteando de lo lindo.
A la noche Graciela me cuenta que había estado en la charla de Francesco Tonucci, el gran pedagogo italiano que rezonga porque los chicos han dejado de jugar: “Nada de plastilina, ¡barro! Que se ensucien!! Nada de cuadernos con renglones en el preescolar, ¡hojas lisas! Que los chicos sean libres, que jueguen mucho y como quieran. Eso hace adultos maduros”, me resumió.
Así que esta mañana partimos organizados desde el vamos, envalentonados con los consejos del italiano. Ropa bien vieja, tractor y autitos, palas, potecitos y el balde con agua para jugar con barro tal cual manda Tonucci. Por supuesto, Matilda, mate y un diario que nunca pude abrir.
Arrancó Joaquín solo y después se sumó el Tomi y los hermanitos mellizos del Tomi, Alejo y Agustín. Llegaron otras madres a la plaza que los fulminaron a los chicos con un “ni se te ocurra”. A Felipe y a mí nos dedicaron unas miradas que traducí en un “qué tarados”…
No sé qué habrá dicho Cristina, la mamá de los vecinitos (que tiene 5 varones), cuando los vio llegar. Yo, por las dudas, le recomendé a los mellis que le dijeran que era un consejo de Tonucci.
Viva el barro!







martes, septiembre 30, 2008

El Baticumple!

Sí, sí, sí! Festejamos los 4 años de Joaquín! Como cayó lunes y la fiesta fue el sábado, el homenajeado aprovechó y sopló varias veces las velitas. Si contáramos la cantidad de soplidos que tuvo una misma torta, el Titín se agregó como 25 años esta semana.
La mami se tomó unos días en el trabajo y con abuelas, madrina y familia completa nos dedicamos a la producción del baticumple. Tan entusiasmados estuvimos, que hasta el mismísimo Batman en persona apareció por los techos durante la fiesta... Desató el griterío de los chicos y de la madre humana del personaje negro (mi hermano) que no hacía más que decirle al nene que no salte por el aire. Qué pinchaglobos.
Hermosa la tarde, divinos los amiguitos que vinieron disfrazados de superhéroes y que arriba se agregaron la baticapa con máscara que les cortó la abu Gra. Menos uno que me la rechazó: "Yo me trepo, no vuelo", me dijo el enano, que sólo se levantaba la máscara del hombre araña para comer.

La tía Ana Silvia, como siempre, coordinadora mayor de la animación in situ y de la decoración previa. Hubo murciélagos en toda la casa. La abuela Estela, como siempre, cocinó delicias y la abu Gra, Oscar, Ipe, la Mati y Gabriela hicieron el aguante con tijeras, plasticola y poniendo un poco de orden a la casa.

La revelación a la hora de los juegos fue el BatiFelipe (adorador desde niño del muerciélago), que tiraba el dado de las prendas y luego se dejó quitar la máscara por el cumpleañero, para alivio de las nenas más chiquitas que se nos asustaron.

Matilda disfrutó la fiesta como si fuera la propia: se fue con todo el mundo, riendo como si le sacaran fotos sólo a ella.
Y Joaquín, bueno, él fue el rey mayor: felicísimo con su traje manga largas de nylon que no se lo quiso sacar ni cuando hizo 35 grados. "Pero cuando batman tiene calor, a veces, se saca la capa", le dije cuando logré atraparlo en el castillo. Y lo convencí para que al menos tuviera algo menos de ropa encima. Disfrutamos muuuuucho este baticumple.
Mil gracias a todos por venir, a quienes nos conocían muuuucho y no tanto. Hasta la próxima!


Baticumple

Bienvenida Sofía!


Sí, sí, sí!!!! Tenemos una primita!!!! Sofía Martínez, hija de Paco y Marta, nació en Madrid el martes 23. Una monada ella, que viene a acariciar el alma de tantos, de este lado y de aquel lado del mar.
Tenemos muchas ganas de conocerla y de abrazarla/los!

martes, septiembre 16, 2008

¡Dormir!!!!

Anoche me levanté cinco veces a calmar a Matilda, a quien el resfrío la tiene a mal traer. Nada, si la comparo con las 14 (juro que las conté) del sábado, que se combinaron con otras cuatro de Joaquín y una vomitada mayúscula sobre el piso de la habitación. Bueno, no fue tan grave, porque en la noche del jueves y del viernes Titín vomitó, por culpa de una tremenda tos, pero sobre las sábanas, cubrecamas y también el pijama, no vaya a ser cosa que quede limpito. Fue un fin de semana de terror y todavía no se acaba.
Estoy en esos días en que las noches no alcanzan para reponerse de todas las horas de trabajo que vendrán después. Felipe no la escucha, pero la verdad es que si le digo, se levanta, pero a la noche la gorda quiere con su mamá y su mamá y su mamá. Y yo la consiento.
Además, me levanto de verdad: voy al living o la paseo y si me duermo con ella, es en el sillón. No le gusta mucho la cama y a mí tampoco, me da miedo que se caiga, que la aplastemos, nosotros tan grandotes y ella tan menudita.
Por suerte hoy vimos al pediatra y nada es grave. Promete que en breve dormiremos mejor.

domingo, septiembre 14, 2008

Se viene el Baticumple

Nos encanta festejar los cumples.
El primer añito de Joaquín fue en un salón de fiestitas, en ese entonces vivíamos en un depto y no había otra.
Pero desde que estamos en la casa, con espacio, el cumple de Titín es todo un evento en el que participa toda la flia en la preproducción.
Vienen muchos chicos, muchos amigos y muchas cosas ricas de la mano de la abu Estela.
Para los 2 fue todo de Cars, a los 3 invitamos a Toy Story y ahora se vienen Batman y sus amigos superhéroes. Decoramos paredes con los personajes alusivos de la fiesta, las sorpresitas son al tono, las abuelas se encargan de los títeres, hacemos juegos, hay música y todo es muy casero y protagonizado por nosotros. Nada de profes (al menos por ahora, que son chiquititos).
Este año, Ipe y la tía Ana serán Batman y “Robina” (dice la madrina que la cadera no le da para Gatúbela) y están pensando en búsqueda del tesoro y varios juegos más. La fiestita será el sábado 27 y los organizadores estamos casi más ansiosos que el cumpleañero.
Lo gracioso es que este año vamos pensando en doble: algo para el Titín, algo para la Mati en noviembre. Después crecerán y será un quemo que los papis y tíos se disfracen, querrán ir a un determinado salón de fiestas o preferirán un regalo antes que una fiesta. Pero no importa. Organizar una fiestita es una delicia.




Dos añitos con Rayo, atendiendo a la pasión de Titín por los autos...








Con la tía Ana Silvia, autora de Jessie, Tiro al Blanco, Buzz y Woody que están en la pared.

martes, septiembre 09, 2008

Regalo


El domingo a la noche lo adiviné. El lunes, ella me dejó confirmarlo. Ahí estaba: la silueta del primer dientecito asomando por su encía tierna, roja.
Matilda recibe su diente como recibe la vida todos los días: con bocanas de sonrisas.
Ahora regala carcajadas. Te mira y con sus deditos pequeños te investiga ojos, boca, nariz. Basta sonreírle para que despliegue su boca desdentada (por ahora) y se parezca a una viejita. Si le hacés fiesta, es un jolgorio total. Si es el hermano el que le hace monerías, responde a los gritos: lo quiere tocar, comer, agarrar, devorar.
Le encantan las cosquillas en la panza, que nos escondamos nosotros y aparezcamos con ruido, que la tapemos a ella con la sábana y la encontremos cantando.
Matilda tiene apenas nueve meses y 10 días, pero la luz que irradia es gigante.
Dice mi mamá que quien le descubre el primer diente a un niño tiene que hacerle un regalo. Nada será suficiente.

martes, septiembre 02, 2008

De paseo en el parque

Hay fines de semana que salen redonditos. Que uno puede ponerse al día con muchas cosas, disfrutar los chicos, dormir, pasear, ordenar lo que quedó pendiente de la semana y mucho más. El que pasó fue uno de esos: y nos decidimos a festejar los 9 meses de Matilda, que cumplió el 28, en un parque de diversiones con algo de zoológico que está cerca de Córdoba. Matilda se subió por primera vez a un pelotero, a una calesita y quedó enloquecida con los papagayos. Los papis nos tiramos de un megatobogán y Joaquín se corrió la vida y se mareó en laberintos de cristal y espejos locos. Lo que no me salió es subir un módulo de Flickr con todas las fotos. Hace tres días que lo intento... me ganó.

video

domingo, agosto 17, 2008

"Primer" llanto


Hasta ahora, todos los llantos de Joaquín fueron previsibles, del tipo causa-efecto. Un golpe, algo que no se obtiene, cualquier contrariedad si es que hay sueño.
Pero el viernes aparece llorando, con una cara de mucha angustia y se me acurruca.
Lo abrazo fuerte, pero él no podía hablar para explicarme qué le pasaba. Lo acompaño hasta la cama -se había querido quedar viendo la serie Heidi- y ahí me cuenta: la tía se había llevado a Heidi por la fuerza y ella lloraba porque se quería quedar con el abuelito y con Pedro en las montañas.
Yo lo abrazo más fuerte y murmuro mi odio contra esa serie (se la secuestro a veces, pero él se obstina en verla y nos pone siempre en el mismo dilema, ¿conviene o no?).
Entonces traslada sus miedos reales: “Yo no quiero que te lleven mami”.
A esa altura, yo lloraba ya como Heidi y le digo que nadie me va a llevar, que siempre voy a estar a su lado y que voy a luchar con una espadota para defenderlo. Que no tiene que tener miedo, que vamos a estar siempre juntos y que él ya sabe que en realidad Heidi se va un poquito para hacerse de amiga de Clara pero que después vuelve con el abuelito con las cabras y con Pedro. Mi hijo va creciendo y se va dando cuenta de que hay dolores del alma, algo simbólico que supera un juguete que no se tiene.
Reboleé el DVD, clausuré los otros capítulos, puse algo más alegre, muchos besos de todos para el Titín, lucha de almohadas y un chocolate le borraron esa angustia. Pero a mí no, porque hay cosas en la vida muy difíciles de explicar. Y uno quisiera que no llegaran nunca y que nada lo afectase, y que el abrazo de mamá fuese eterno e invencible. Pero sé que no y no quiero pensar en eso.
Gracias a Dios, la vida nos viene dando muchas ventajas y estamos muy agradecidos con eso. Doy vuelta la hoja y lo abrazo más fuerte.


Pero Heidi y la puta que te parió.

martes, agosto 12, 2008

Maravilla




Todavía me parece increíble. Los miro, los toco, los repaso, los respiro, los huelo, los beso, los acaricio. Aún no puedo creer que sean mis hijos. Que los haya llevado en mi cuerpo, que me digan mamá, que por toda la vida vayamos a tener una conexión tan profunda y especial que quedará al margen de cualquier circunstancia. Me parece demasiada maravilla para un ser humano, para una pareja, ser la responsable del cuidado de tanta perfección. A veces cuando duermen los escucho respirar y me imagino sus corazoncitos, la sangre fluyendo, tanta perfección en cuerpitos tan diminutos. Y me confieso agradecida a la vida por la bendición de que estas dos almitas me digan mamá. Aunque todavía, a veces, me cuesta creerlo.

domingo, agosto 03, 2008

Pis volador


Anoche Joaquín se hizo pis. Completito, con acolchado incluido. Hacía mucho que no pasaba, pero fuimos a un cumple, se hizo retarde, a la vuelta se tomó una meme y con el frío que hacía… se le pasó.
Al mediodía vinieron Ana Silvia y Ricardo y nos fuimos un rato al solcito del patio. Le hago señas a la tía para que le pregunte a Joaquín sobre las sábanas de Winnie Pooh, el calzoncillo y el pantalón pijama, lo único que estaba colgado.
La tía le empieza a preguntar y él se reía picarón y no decía nada.
En eso me pide “no le digas nada, mami” hasta que el Ipe salió en su auxilio: “Es que había entrado tierrita y entonces la lavamos”.
“Ahhhhhhhhhhh", dice la tía, "¿y cómo entró la tierrita?” ("qué pesada", habrá pensado para sus adentros Titín).
“Por la ventana”, explicó trepado en la ventana.
“Hacía frío y estaba cerrada, pero un momentito yo la abrí y ahí entró”, le completé yo.
Y en eso saltó Joaquín, gesticulando y absolutamente convencido: “Y el pis también entró volando!! Sí, entró y mojó la cuna de la Mati, que se hizo toda toda pis”.

martes, julio 22, 2008

Conversadora

No sé si en este blog me he pronunciado sobre mi suegra. Compinche, atenta, siempre tierna con alguna tarjeta o regalito y conversadora. Sí, muuuuy conversadora. Esto es reconocido en todo el universo martinzalez, al punto que algunos hijos "huyen" cuando empieza a contar las cosas que, según declaran ellos, escucharon ya 102 veces. Las nueras, en cambio, nos quedamos y hacemos buena letra.
Y como verán, la nieta también: le sigue los pasos!!!!! Para los que no saben: la que habla por teléfono es ella, que tiene un arsenal de cosas preparadas para hacer ruido para cuando "conversa" con Matilda. Ah, y para orgullo de la mamá, ¡lee el diario!




Hablando en serio: te quiero Gra!!!! A los dos, almas buenas y generosísimas!!!

miércoles, julio 16, 2008

Enfermita...

Por segunda vez en su cortita vida, Matilda tiene enteritis viral. Vómitos, algo de fiebre, mucha diarrea y nada nada de hambre. Hace cinco días que no come.
Hoy fuimos el doc y está chirucita: 6,600 kilos a los 7 meses y medio.
Felipe me gasta porque dice que me largué a llorar cuando la subieron a la balanza (no fue taaaaaaaaaaaaaaaan así), y el doc me consolaba diciendo que es agua lo que perdió, que seguro llegó a 7 kilos y que se va a recuperar rápido. "Dos años luchando para que engorde y una vida entera para adelgazar", premonizaba.
Todavía no despedimos la teta: al menos una vez al día toma. Retomé cuando se enfermó y algo está sacando. Cuando le contamos al doc que ella se estaba destetando, fue clarito: "Las nenas son así, se diferencian de la mamá muy pronto: le dicen ésta es tu teta, éste es mi cuerpo".
Como Enrique veía mi cara de no creerle demasiado, insistía en diferencias la testosterona y la progesterona con la que vienen al mundo. "Los nenes se separan más tarde de la mamá, a veces nunca", decía. ¿Será así? Yo no quiero.


Ah, y el doc me regaló una cucarda: "Ocho meses de lactancia, segundo hijo, trabajando ("con paro del campo", acoté yo), es todo un mérito". Así que el duelo está hecho y cuando nos repongamos, le decimos adiós a la teta.

Carpa mágica (no las del Congreso)

Unas noches atrás llego de trabajar y el Ipe y Titín estaban jugando en la carpa. Matilda ya dormía, así que apagamos todas las luces y con unas linternas nos inventamos todo lo que Joaquín se imagina: que se viene la tormenta, que hay tiburones, que estamos en un barco, que hay que ir a buscar algo nadando a oscuras, que...
Tan seductor era el panorama que nos organizamos hasta un pic nic ahí adentro. De más está aclarar que si entro yo, el Ipe tiene que salir. Si entra el Ipe, las "patitas" le quedan afuera, porque la carpa tiene su mobiliario: no hay plasmas ni barras VIP. Encontramos almohadones, cajas, bombuchas desinfladas (una vez metimos un paquete entero) y algún auto que los grandes nos encargamos de aplastar al entrar.
Después, a instancias de Felipe, probamos hacer esta foto mágica acumulando luz de las linternas. Ensayamos 10 veces y esta es la que nos salió:


viernes, julio 11, 2008

Cosas de casa



7 meses

Este invierno está tan lindo que podemos ir casi todos los días a la plaza!

lunes, julio 07, 2008

Despidiendo la teta

Yo lo veía venir, porque hace tiempo que no mamaba con ganas, gustosa. Y pasó el viernes: Matilda no quiso la teta y, como quedó inquieta, probé con una meme y se la devoró. Intenté más tarde, tomé Vipral por si era cuestión de cantidad, probé varias veces el fin de semana. Algo tomó, pero definitivamente la mamadera la convence más. Se queda más tranquila y pipona (¿será por eso entonces que no ha aumentado tanto de peso en las últimas semanas?).
Yo quería esperar uno o dos meses más, hasta que pase el invierno. Pero así como ella eligió nacer un 28 y no el 22 que era su fecha, ha decidido despedir la teta ahora, no cuando la mamá quería. Así que estoy despidiendo el maravilloso mundo de la teta. Los puentes que tejimos con nuestras miradas siguen firmes y aunque no tengamos la teta, los vamos a correr una y mil veces. Snif.

miércoles, julio 02, 2008

A mi Matilda

A la noche, cuando llego a casa, a veces hago la prueba. Te tiene el papá en brazos, yo entro y sólo me pongo frente a vos. No hablo, no hago fiestas. Sólo estoy. Vos me descubrís, se te iluminan los ojos, largás el chupete y la sonrisa se te estira de oreja a oreja. Empezás a patalear y agitar los brazos, diciéndome "aquí estoy, llegaste, vení, abrazáme". No cabés en tu cuerpito de tanta alegría... Y yo, a esa altura, tiré mis cosas y empecé a los gritos a hablarte.
Y a los tres se nos nublan los ojitos.

viernes, junio 27, 2008

Señores del campo

Al ritmo del trabajo de la mamá, Joaquín ha estado muy al tanto de la disputa que por más de 100 días enfrentó al Gobierno con el campo. El argumento siempre fue que los señores del campo se estaban peleando con el Gobierno porque el Gobierno le quería cobrar muchos impuestos, que es mucha plata, y los señores no querían. Fue la explicación para las horas de trabajo de la mamá, de los tractores al lado de la ruta, de la leche que toma él que no conseguimos, de la nafta que faltó y de tantas imágenes en televisión.

Hoy estaba mirando un capítulo de Batman en dibujos animados y había unos hombres que con hachas desarmaban las vías de un tren.

Me pregunta: "¿Mamá, esos son los señores del campo los que rompen las vías?"
No, hijito, no lo son. Pero cómo duele este país...

domingo, junio 22, 2008

Regalo de cumpleaños

Fue el cumple de Felipe (Ipe, para nosotros) y el orgulloso papá nos hizo a todos este regalo.


miércoles, junio 18, 2008

Nuevitos



Hoy miraba a contraluz los pelitos de Matilda y terminan en punta, como un lápiz con la punta recién afilado.
Es que no pasó nunca ninguna tijera y lleva los mismos cabellos que traía cuando salió de la panza. Ay hijita, qué chiquita que sos...

domingo, junio 15, 2008

Justicia

Por cada vez que las mamás nos levantamos de noche a dar la teta, hacer la mamadera, poner el chupete, acomodar las frazadas y abrazar cuando "vienen los tiburones", se nos deberían perdonar 500 calorías para comerse un señor helado sin culpa.

lunes, junio 09, 2008

Agotador

Para esta mamá que con el paro del campo hace tres meses que viene trabajando demasiado (demasiado) lo único que le vienen bien son unos buenos cachetes para dar besos, muchos besos. Joaquín y Matilda están avisados.

domingo, junio 01, 2008

Sin rueditas!

Hace unos tres meses que venimos practicando. La ruedita de la izquierda estaba un poco levantada -pero se hacía sentir al doblar a la izquierda- y la de la derecha directamente la habíamos anulado.
Esta mañana desafiamos el frío: con casco, guantes y camperón, dimos unas vueltas largas por el barrio y nos decidimos: Ángel nos ayudó y le sacamos las rueditas a la bici.
¡Perfecto! Ahora hay que aprender a poner los pies cuando nos detenemos, porque mi amigo se olvida y cree que las rueditas le cuidan el equilibrio. Era gracioso: andando, era un duque; pero frenábamos, y se caía! Así, a los tres años y 8 meses, nos independizamos de las rueditas!

Prometo fotos.

jueves, mayo 29, 2008

Medio añito



Matilda cumplió ayer seis meses. Juntamos las ganas nuestras más las de los abuelos y festejamos hasta con torta. Claro, media torta y media vela, como corresponde.


Ella, maravillada con la muñeca de la tarjetita y con la luz de la vela. Tan rica ella, que todos nos servimos una porción de cachete, digo de torta de manzana que le hizo la abu Gra con su amor infinito de siempre. Titín apaga la vela y como verán, todos nosotros embobados con esta bebita que nos hizo más saltarina la vida. Feliz cumple, hijita!

jueves, mayo 22, 2008

Bambú

Lo dejo en la guardería, Bambú.
Siento que Nacho se levanta y le grita "Viniiiiiiiiiiste!" y se le tira encima. Lo abraza. Y en eso se vienen los otros seis amiguitos y saltan arriba de Nacho para saludarlo a Joaquín. Él se queda en el piso, riéndose, con todos los chicos que lo saludan.
La seño me dice: "Es que lo quieren tanto..."

Y yo me voy con el corazón saltando.

lunes, mayo 19, 2008

Visita al pediatra


Ir al pediatra de los chicos es una caricia para el alma. No he conocido profesionales con tanta paz como el doc Enrique, como lo bautizamos y nos aquerenciamos cuando nos vinimos a vivir de este lado de la ciudad.
El viernes fuimos mamá y papá con Matilda: aumentó casi medio kilo, así que esta semana nos despedimos del pañal pequeño que por fin ya nos queda chico y le dimos la bienvenida al pollo picado con zapallito verde y calabacín con quesito rallado: un verdadero manjar. Tenemos en la lista vainillas con leche, vitina y hasta fideitos.

Sin esa rutina de apenas cinco minutos para pesar, medir y abrirles la boca que obligadamente adoptan quienes reciben obra social, Enrique es pura ternura: le habla con tanta dulzura que conmueve. Tiene ganas de conversar sobre lo felices que nos hace tener un bebé en la familia, la bendición de un hijo sano, el placer de contarles un cuento o de hacerle un masajito y todo lo bueno y natural que podemos darle sin seguir modas, marcas, publicidades o muletillas comerciales.
Novata la madre en el tema, descubrí después que Orchanski es toda una eminencia en pediatría.
Nos recomendó festejarle los 100 días, como celebran en oriente y ahora los seis meses (con media torta y media vela) como hacían en Europa en el siglo 10, cuando sobrevivir medio año era un milagro. Estamos en eso para el 28.

“¿Están enamorados de su hija, no?”, nos preguntó al fin de la consulta. (Tanto se nos nota?, pensé yo…)
Y a la noche la miramos, que nos charla y nos sonríe, y se nos llenan de lágrimas los ojos.

PD: al collage de fotos lo hice yo. La máquina de fotos en casa es propiedad del papá, pero esta vez me la robé. Salió lindo, no?

jueves, mayo 15, 2008

¿Qué podemos hacer para tener hijos?

Me invitaron a presentar el libro “Qué podemos hacer para tener hijos”, del doctor César Sánchez Sarmiento, un especialista en fertilidad humana que aquí en Córdoba dirige el centro Nascentis (www.nascentis.com)
Para mí, que de lo único que hablo es de economía, fue un desafío porque a veces se nos endurece el lenguaje de tanto merodear números o criticar a los K.
Tener un hijo cambia la perspectiva de la vida. Algo que nos pueden decir muchas veces pero que vivimos en su completa dimensión cuando nos pasa. Hasta la vida propia pasa a tener menos valor porque estaríamos dispuestos, sin dudarlo un instante, a resignar nuestra vida si con ello salváramos la vida de nuestro retoño.
Los hijos nos alimentan los sueños y las ganas de vivir más, sólo por la dicha de ver cumplidos los sueños de ellos. Se nos estruja el alma cuando se enferman, cuando se golpean, cuando sufren.
Por eso la grandeza de la tarea de Sánchez Sarmiento, que ha ayudado a traer al mundo a cientos de bebés y, con eso, a convertir en las personas más felices del mundo a esos papás.

martes, mayo 06, 2008

Tres años, ocho meses

Joaquín tiene una sola preocupación en su vida: jugar. Juega absolutamente todo el tiempo. Y se empeña tanto en cumplir su objetivo, que ni siquiera se permite perder tiempo en otra cosa que no sea jugar. Por eso, no tiene berrinches ni se empaca. Claro, jugaría menos.


Está en una edad que es una delicia: charla hasta por los codos y escucharlo es disfrutarlo. Imposible no matarte de risa con sus conclusiones, con sus podqué cada 10 segundos, con sus invitaciones a jugar, con sus canciones divertidas, con las historias que se arma con los autos. Incluso ahora le cambia las letras e incluye las cosas que estamos haciendo. Un personaje.
Cuenta los números, pero salteado, los repite. Y sigue concentrado, convencido de que es así. Los autos lo apasionan: carreras, filas, casas de bloques para los autos, trenes... los pega con cinta, les cantamos el feliz cumpleaños, los tira por alguna pista. Para caminar por casa hay que ir con los ojos pegados al piso.
Le encanta que le cuente cuentos hasta dormirme y que el Ipe le haga aviones "mosquito" y de todas las variedades. Le gusta participar en todo lo que hagas: lavar platos, romper huevos, cambiar pañales, sembrar plantines, meter la ropa en el secarropas...

Es, básicamente, dócil. Pese a sus tres años, hay cosas que se pueden negociar y si es no, entiende. En casa no hay cable y no se ve TV de aire, sólo películas. Creo que eso tiene algo que ver en ese afán de exigir que Joaquín no tiene.
Los martes y jueves nos hemos reservado un rato a la mañana para ir solos a natación. Estamos aprendiendo a andar en bici sin rueditas y el otro día salimos los dos y pedaleamos por hora y media. Yo lo veía delante mío, con casco, y me parecía tan grande y tan chiquito a la vez! Conversa como un grande pero se le iluminan los ojitos cuando le llevás la mamadera que convenimos en dejar cuando llegue el cumple de cuatro. Yo me acurruco a su lado y lo oigo respirar como cuando era bebé. Esquiva que lo llene de besos, pero a la madrugada me llama a veces y me pide "quedáte un shatito conmigo".


Ama a su hermana, espera que le dé la teta y cuando termino, se viene upa mío. Cuenta "un, dos, tres" y a coro todos les decimos "te queremos Mati", cantando. Una idea de él.
Le encanta que hagamos cosas como cómplices. Por ejemplo, la chupina los viernes, que yo tengo franco. Hacemos otra cosa y no vamos a Bambú. "La seño pregunta ¿dónde está Joaquín?", le digo y se mata de risa con ese brillo en sus ojos grandes llenos de vida.
Y a veces le digo algo como "pero hijito, te dije que...." y él me corta y me dice: "Me encanta que me digas hijito". Y no sigo más porque me derrite.

domingo, mayo 04, 2008

Cinco meses



Matilda ya tiene cinco meses. Ya podemos decir que estamos bien adaptados a una familia agrandada, con horarios más o menos acomodados y con varios viajecitos juntos, bien a la costumbre de la mamá, famosa en la familia por ser "pata de perro".
Está cada día más dulce. Se ríe a más no poder, especialmente con todos los festejos que incluyan ruidos de boca o besos en la panza.
Estira las manitos para acariciar las caritas, algo que nos derrite a todos. Canta, canta mucho, especialmente por las mañanas, a eso de las 7. Yo la escucho y la disfruto. Enseguida amanece también Joaquín, que se le cuela en la cuna y ella siente algo que imagino indescriptible: "alguien conmigo entre estas rejas! qué lindo, somos dos..."
Se come todo con los ojos. Se sube al "papá móvil" y salen a recorrer la casa: plantas, cuadros, papeles, fotos, espejos, cerámicos, todo pasa a ser digno de veneración. Ella se da vuelta y le festeja al papá que, agradecido, se hace pis de la emoción.
No es tan tetera. No se duerme con la teta. Se duerme upa y, últimamente, boca abajo en la cama con la mami al lado, que le canta, la acaricia y le insiste con el chupete. Si llora, la teta no la calma.
Le gusta su gimnasio, el coche, la cuna, un ratito en cada lado y, por supuesto, en los brazos. Cuando la levantás te hace esos grititos-carcajadas que te contagian la risa.
En los últimos días, tiene más hambre: le encanta la pera con banana. Le hago una papilla con yogur de dulce de leche, cereal de arroz y frutas tibias que le fascinan.
Y te mira con esos ojos infinitos. Sostiene la mirada y uno piensa que esa mirada no se repite nunca más en la vida, porque después, todos nos miramos cuando nos hablamos, cuando hacemos cosas, cuando crecemos, pero ese "ojos con tus ojos" sin decirse nada para decirse tanto, es único.

martes, abril 29, 2008

Zoológico!

Cuando Cata y María vieron el río dijeron asombradas: “¡Mirá mamáaaaa, el mar!!!” Vivimos a 30 minutos de las sierras y las pobres niñas no conocían nuestros ríos y piedras… algo que prometimos hacer más a menudo, llevando la malla, claro.
Como la tía postiza temió que confundan el león con el perro de la esquina, la convencí a la mamá de las niñas, Laura también, para ir al zoológico. Partimos, 32 grados en pleno otoño, con la Mati upa y María ídem en el último tramo, justo cuando se hacía de noche y había unos 300 escalones hacia arriba. Creo que otra vez no la convenzo.
Con Laura nos conocimos hace 15 años y las vueltas de la vida hace que estemos compartiendo la felicidad de ver crecer a nuestros hijos, la profesión, la amistad, los consejos, las risas, los miedos, los planes.

¡Las queremos mucho a las tres!!!! Que se repitaaaaaa, porfi!!



Zoologico

Otoño



Los amarillos, marrones y rojos se confunden en nuestra plaza de otoño.

martes, abril 22, 2008

miércoles, abril 16, 2008

Recategorización


La pregunta es clásica: "¿Es buenita?". Nosotros nos mirábamos y decíamos "Y... sí. Tiene su carácter, pero es buenita". Pero hoy le acabo de comunicar a Matilda que no la voy a cubrir más y que voy a decir la verdad: es verdaderamente hincha. El 90% del tiempo que está despierta, quiere upa. A la teta la quiere tomar upa. No hay caso con la mamadera. No hay caso con la banana. Para hacer noni, mínimo, una hora de paseo. En upa. Hoy fueron dos.
.................
Pero es cierto: te hace una carcajada con esos ojitos repletos de ternura y te canta al oído que te puede... Y sí, sos hincha bola, pero te amamos mucho hijita.

domingo, abril 13, 2008

Tallarineada


Nos decidimos a hacer tallarines. Sí caseros, con la Pastalinda en préstamo de la abu Gra. Invitamos a Luchi y Silvia, los hacemos temprano, si no nos salen, los compramos. Llamo a mi vieja: "Un huevo por persona, harina tres ceros, un chorrito de aceite y amasar hasta que haga globitos. Dejá descansar la masa. No, harina cuatro ceros no, tres". Como tenía los cuatro ceros que no iban, me fui al súper exclusivamente: dos paquetes de harina y una caja grande de huevos. Viernes a la mañana: Joaquín, ¿¿vamos a romper los huevos??, invito. "Sí!!!!!". Con santa paciencia, uno por uno, el niño los rompió en el bolcito y de ahí, al grande. que no queden cascaritas, que no rompa tan fuerte. Pongo harina, amaso. La masa descansa. Hace su entrada triunfal a la cocina la Pastalinda cuando mi vista, de repente, se clavó en el paquete de harina. Sí, el que le había puesto a los 10 huevos. Era celeste. Blancaflor. LEUDANTE!!! Burra, burra. ¿Mami?, llamo desperada. ¿Sirve la leudanteeeee?. "¡Hijaaaaa! Te dije tres ceros! Tres! Dónde tenés la cabeza?!". Si supiera yo. Ipe, andá vos a comprar la harina. Que sean tres ceros, por favor.
Nootros rompemos los huevos. Joaquín, ¿¿querés romper más huevos??, vuelvo a invitar. "Sí!!!!!". Otros 10 huevos en su rito: primero al bolcito, luego al grande. "Yo los reviento, mamá". Y los pincha con el tenedor y revuelve toda esa pasta hasta que el amorcito lindo de la mamá que es tan buen cocinerito con su codito hace así, para arriba, y tira todo el bols al piso con los 10 huevos y ese-cho-rri-to-de-a-cei-te que no tenía que faltar. Ay mamá, porqué no venís vos a hacer los tallarines. Me enojé mucho, mucho. Limpié. Y llegó la harina tres ceros. Rompí yo los 10 huevos, que a esta altura fueron 30. Tres horas de descanso para la masa y volvimos, con dos ayudantes de lujo: Ipe al mando de la Pastalinda, Titín de copiloto y encargado de tirarle harina a la masa, Matilda tripulante rasa. Después, Titín fue ascendido a capitán mayor para cortar la masa y ver cómo caen los fideos, dado que el capitán abandonó el cargo por razones de fuerza mayor: se insubordinó la tripulante.
Los comensales quedaron fascinados. Todo un éxito (?????) nuestra primera incursión con la Pastalinda.

domingo, abril 06, 2008

Chau padrino!

Ayer se fue el tío Paco, "Papo" en los tiempos de los palotes verbales de Joaquín. Volvió a España, donde vive hace unos buenos años y, pobre, cada vez que viene, se da de bruces con esta Argentina que no termina de arrancar. Que los cacerolazos del corralito, que los paros de los aviones, que las rutas cortadas...
Feliz viaje, felices sueños, feliz vida!

Y acá les dejamos el álbum de bautismo de Matilda, con los padrinos paco y Mavi y todos los Martinzález en patota.



Bautismo de Matilda

No hay caso

Estábamos felices de que Matilda adorara su mamadera. Pero eso fue la primera semana en la que retomé el trabajo. Después, la desconoció absolutamente. Ni con leche mía, ni con maternizada en polvo, ni fluida, nada. Probamos cuatro tipo de tetinas y nada. ¿El resultado? Voy volando a casa en horario de trabajo a darle la teta, pero una sola vez, por lo que muchas veces se saltea una mamada y me espera hasta que regreso. Por lo tanto, este mes no subió nada nada de peso. El doc dijo: "Hay que hacer cambios, así que vamos a darle una leche rica, nada de maternizada". Indicó la Nido común común con esencia de vainilla como endulzante. Todos esperanzados de que la gorda la iba a querer. Nada. Chupetea el chupete con unas ganas admirables, pero cuando se lo cambiás por la tetina, se queda con la boca abierta. Y al cuarto intento, escupe, llora, se enoja y no hay vuelta atrás. Ay chiquita, la que nos espera con vos, mamuna!

martes, abril 01, 2008

Matilda al agua

Adoro llevar a nadar a Matilda. Sí, nos metemos en el agua y ella disfruta, se relaja, canta, se ríe, se deja abrazar y besar con mucho ruido.
Entró a la pileta a los tres meses. Sí, así de chiquitita. No hubo una sola persona en los vestuarios a la que le pareciera que estaba bien. Todas opinaban, en contra, por supuesto: que la piel, que los ojos, que el frío, que qué dice el médico...
Con Joaquín nos metimos al agua a las 10 semanas. Los bebés tienen al menos hasta los seis meses el reflejo de apnea que conservan de la panza de la mamá. Y tampoco le arden los ojitos. Pero la verdad es que no quiero convencer a nadie: es un momento que a nosotros nos encanta. Y a veces estamos los cuatro en el agua. Y es un momento imperdible...

A ver si ahora funciona el video... (En Youtube no hubo caso, en este sitio no se ve tan bien, pero en fin...)



En la pileta

domingo, marzo 16, 2008

Yo la defiendo!

Taaaaaá, taaaaaaaá, taaaaaaaaá. Era Joaquín aplastando su mano contra la almohada, una y varias veces. En su mano esta Tigger, el tigrecito inocente de peluche en forma de sonajero que Matilda se devora con los ojos.
_¿Qué pasa Titín?, le pregunta el Ipe.
_Es que el tigre la quiere a atacar y yo la defiendo!
_¿A la Mati la quiere atacar?
_Síiiiiii, y un nene malo también, pero yo la protejo!!! Tengo una espada (que ve sólo él) y yo la defiendo.
...Sí, mi amor, qué lindo que es tu mundo...

domingo, marzo 02, 2008

De regreso...


Después de tres meses de licencia por maternidad y tres semanas de vacaciones he vuelto al trabajo. Fueron un montón de días de mucha familia, muchos mimos, muchos juegos, muchos besos y bastante de todas las cosas que pensaba hacer.
En la semana ensayamos con Matilda un poco el uso de la tetina, con poquita leche, como para probar. Le dejé 120 cm3 de leche mía, pensando que sería una exageración, porque uno no tiene idea de cuánto sale de la teta… Je! El papá me acaba de decir que se tomó todo todo y que la Mati lo estaba extorsionando con monedas con tal de chupetear un poco más. Mi vida!!!

jueves, febrero 21, 2008

Se casó la tía!!!!!



Estuvimos un poco ausentes, abocados a ayudar un poco en el casamiento de Ana Silvia y Ricardo, mi hermana de sangre, amiga del alma, madrina, cuñada, compañera, tía...
Con toda la flia hicimos los sombreros: cortamos, pegamos, pintamos, tomamos mates y charlamos. Cortamos los lazos para las sillas y acompañamos a los novios que dieron el sí después de 10 años!!! Y disfrutamos la fiesta y este nuevo hogar! QUE VENGAN PRONTO LOS PRIMITOOOS! Parezco esas viejas que enseguida aparecen pidiendo chicos, pero sí: queremos primitos para Joaquín y Matilda!
Felicidades chicos, ahora tienen un hogar, ese refugio cálido donde cada uno espera al otro, lo abraza, le acaricia el alma, le sopla la fatiga, le seca las lágrimas, le arranca una sonrisa...

jueves, enero 24, 2008

Días preciosos



Disfrutamos mucho. De nosotros, de la familia, de las montañas, del agua, de Joaquín y de Matilda. Acá va una selección de las 2.999 fotos que sacamos.

jueves, enero 03, 2008

Vacaciones



Nos vamos unos días a las sierras y prometemos pronto cargar fotos nuevas de todos. Abrazos y que hayan empezado el 2008 con el pie derecho. Miren la paz que encontró Matilda en los brazos de su abuelo Oscar la noche del 31...

Papá Noel





No soy muy amiga de Papá Noel. De hablar de Papá Noel y su traje abrigadísimo en lares donde hace casi 40 grados. Pero bué, una amiga de mi hermana se ofreció a presentarse a las 12 toda enfundada de rojo y no pudimos decir que no. Empezamos a contarle de la historia, porque hasta ahora era Niñito Jesús. La primera vez que en la familia hay chicos y no era oportunidad para desaprovechar. La cara de sorpresa de Joaquín y sus primitas era espectacular. Y lo más lindo fue ese abrazo espontáneo que le salió a Joaquín cuando Noel estaba saludando para irse...