martes, septiembre 30, 2008

El Baticumple!

Sí, sí, sí! Festejamos los 4 años de Joaquín! Como cayó lunes y la fiesta fue el sábado, el homenajeado aprovechó y sopló varias veces las velitas. Si contáramos la cantidad de soplidos que tuvo una misma torta, el Titín se agregó como 25 años esta semana.
La mami se tomó unos días en el trabajo y con abuelas, madrina y familia completa nos dedicamos a la producción del baticumple. Tan entusiasmados estuvimos, que hasta el mismísimo Batman en persona apareció por los techos durante la fiesta... Desató el griterío de los chicos y de la madre humana del personaje negro (mi hermano) que no hacía más que decirle al nene que no salte por el aire. Qué pinchaglobos.
Hermosa la tarde, divinos los amiguitos que vinieron disfrazados de superhéroes y que arriba se agregaron la baticapa con máscara que les cortó la abu Gra. Menos uno que me la rechazó: "Yo me trepo, no vuelo", me dijo el enano, que sólo se levantaba la máscara del hombre araña para comer.

La tía Ana Silvia, como siempre, coordinadora mayor de la animación in situ y de la decoración previa. Hubo murciélagos en toda la casa. La abuela Estela, como siempre, cocinó delicias y la abu Gra, Oscar, Ipe, la Mati y Gabriela hicieron el aguante con tijeras, plasticola y poniendo un poco de orden a la casa.

La revelación a la hora de los juegos fue el BatiFelipe (adorador desde niño del muerciélago), que tiraba el dado de las prendas y luego se dejó quitar la máscara por el cumpleañero, para alivio de las nenas más chiquitas que se nos asustaron.

Matilda disfrutó la fiesta como si fuera la propia: se fue con todo el mundo, riendo como si le sacaran fotos sólo a ella.
Y Joaquín, bueno, él fue el rey mayor: felicísimo con su traje manga largas de nylon que no se lo quiso sacar ni cuando hizo 35 grados. "Pero cuando batman tiene calor, a veces, se saca la capa", le dije cuando logré atraparlo en el castillo. Y lo convencí para que al menos tuviera algo menos de ropa encima. Disfrutamos muuuuucho este baticumple.
Mil gracias a todos por venir, a quienes nos conocían muuuucho y no tanto. Hasta la próxima!


Baticumple

Bienvenida Sofía!


Sí, sí, sí!!!! Tenemos una primita!!!! Sofía Martínez, hija de Paco y Marta, nació en Madrid el martes 23. Una monada ella, que viene a acariciar el alma de tantos, de este lado y de aquel lado del mar.
Tenemos muchas ganas de conocerla y de abrazarla/los!

martes, septiembre 16, 2008

¡Dormir!!!!

Anoche me levanté cinco veces a calmar a Matilda, a quien el resfrío la tiene a mal traer. Nada, si la comparo con las 14 (juro que las conté) del sábado, que se combinaron con otras cuatro de Joaquín y una vomitada mayúscula sobre el piso de la habitación. Bueno, no fue tan grave, porque en la noche del jueves y del viernes Titín vomitó, por culpa de una tremenda tos, pero sobre las sábanas, cubrecamas y también el pijama, no vaya a ser cosa que quede limpito. Fue un fin de semana de terror y todavía no se acaba.
Estoy en esos días en que las noches no alcanzan para reponerse de todas las horas de trabajo que vendrán después. Felipe no la escucha, pero la verdad es que si le digo, se levanta, pero a la noche la gorda quiere con su mamá y su mamá y su mamá. Y yo la consiento.
Además, me levanto de verdad: voy al living o la paseo y si me duermo con ella, es en el sillón. No le gusta mucho la cama y a mí tampoco, me da miedo que se caiga, que la aplastemos, nosotros tan grandotes y ella tan menudita.
Por suerte hoy vimos al pediatra y nada es grave. Promete que en breve dormiremos mejor.

domingo, septiembre 14, 2008

Se viene el Baticumple

Nos encanta festejar los cumples.
El primer añito de Joaquín fue en un salón de fiestitas, en ese entonces vivíamos en un depto y no había otra.
Pero desde que estamos en la casa, con espacio, el cumple de Titín es todo un evento en el que participa toda la flia en la preproducción.
Vienen muchos chicos, muchos amigos y muchas cosas ricas de la mano de la abu Estela.
Para los 2 fue todo de Cars, a los 3 invitamos a Toy Story y ahora se vienen Batman y sus amigos superhéroes. Decoramos paredes con los personajes alusivos de la fiesta, las sorpresitas son al tono, las abuelas se encargan de los títeres, hacemos juegos, hay música y todo es muy casero y protagonizado por nosotros. Nada de profes (al menos por ahora, que son chiquititos).
Este año, Ipe y la tía Ana serán Batman y “Robina” (dice la madrina que la cadera no le da para Gatúbela) y están pensando en búsqueda del tesoro y varios juegos más. La fiestita será el sábado 27 y los organizadores estamos casi más ansiosos que el cumpleañero.
Lo gracioso es que este año vamos pensando en doble: algo para el Titín, algo para la Mati en noviembre. Después crecerán y será un quemo que los papis y tíos se disfracen, querrán ir a un determinado salón de fiestas o preferirán un regalo antes que una fiesta. Pero no importa. Organizar una fiestita es una delicia.




Dos añitos con Rayo, atendiendo a la pasión de Titín por los autos...








Con la tía Ana Silvia, autora de Jessie, Tiro al Blanco, Buzz y Woody que están en la pared.

martes, septiembre 09, 2008

Regalo


El domingo a la noche lo adiviné. El lunes, ella me dejó confirmarlo. Ahí estaba: la silueta del primer dientecito asomando por su encía tierna, roja.
Matilda recibe su diente como recibe la vida todos los días: con bocanas de sonrisas.
Ahora regala carcajadas. Te mira y con sus deditos pequeños te investiga ojos, boca, nariz. Basta sonreírle para que despliegue su boca desdentada (por ahora) y se parezca a una viejita. Si le hacés fiesta, es un jolgorio total. Si es el hermano el que le hace monerías, responde a los gritos: lo quiere tocar, comer, agarrar, devorar.
Le encantan las cosquillas en la panza, que nos escondamos nosotros y aparezcamos con ruido, que la tapemos a ella con la sábana y la encontremos cantando.
Matilda tiene apenas nueve meses y 10 días, pero la luz que irradia es gigante.
Dice mi mamá que quien le descubre el primer diente a un niño tiene que hacerle un regalo. Nada será suficiente.

martes, septiembre 02, 2008

De paseo en el parque

Hay fines de semana que salen redonditos. Que uno puede ponerse al día con muchas cosas, disfrutar los chicos, dormir, pasear, ordenar lo que quedó pendiente de la semana y mucho más. El que pasó fue uno de esos: y nos decidimos a festejar los 9 meses de Matilda, que cumplió el 28, en un parque de diversiones con algo de zoológico que está cerca de Córdoba. Matilda se subió por primera vez a un pelotero, a una calesita y quedó enloquecida con los papagayos. Los papis nos tiramos de un megatobogán y Joaquín se corrió la vida y se mareó en laberintos de cristal y espejos locos. Lo que no me salió es subir un módulo de Flickr con todas las fotos. Hace tres días que lo intento... me ganó.

video