martes, diciembre 22, 2009

Chancleta!!!!!!!

Sí, sí, una hermanita, otra hijita!!!! Todos muy felices (sobre todo los que ganamos la apuesta!)....

lunes, diciembre 21, 2009

Se devela el misterio!!!

Mañana a las 13 tenemos turno en la ecografía. Ya estamos de 20 semanas y la verdad, queremos develar el misterio. Vamos a ir los cuatro: Joaquín dice que prefiere una nena porque si es nene le va a tirar el pelo (?). Matilda mira con cara de "porqué te lo comiste" cuando le decimos que en la panza hay un bebé.
Los papás decimos que es nena... una encuesta a boca de urna en la familia salió nena, pero a apenas un voto de los que se jugaron por un varón...


Dejo una foto de mi elefantito, en la obrita del Arca de Noé que hicieron para cerrar el 2009 en el jardín. Diseño y confección en goma espuma, del genial tío Fede!

El arca de Noé

miércoles, diciembre 16, 2009

Nuestra princesita crece

Recién ahora puedo cargar las fotos, pero no quería dejar pasar más tiempo para contarles que nuestra princesita (que está cada vez más pícara) cumplió dos añitos.

La fiesta fue temática con Totoro. Para quien no lo conozca, es el personaje de una película japonesa hecha por Miyasaki: una especie de duende del bosque al que pueden ver dos hermanitas. La más chiquita es igual a Matilda.
Sembramos semillas de albahaca (en la peli hacen lo mismo con un alcanfor) y cada nene se llevó su tarrito y -a falta de bellotas- buscamos nueces por toda la casa.

Les dejo algunas fotos.

Cumple 2 Matilda

miércoles, noviembre 11, 2009

Licenciada





Con 14 años de atraso, llegó el título de licenciada!!!!

miércoles, octubre 28, 2009

Grandes cambios grandes

Una amiga me dice "fuaaaaaaaaaaa, este año ha sido muy loco para vos" y la verdad que es muy cierto. Les repaso:


* Después de 14 años de haber terminado de rendir absolutamente todas las materias de una licenciatura de comunicación social, ¡rendí mi tesis! Fue de rompe y raje porque cerraban el plan de estudios (al final no), pero ya está. La verdad es que no me pesaba, pero sí es una satisfacción no desperdiciar cinco años que en su momento fueron arduos.

* Abrimos con Felipe una librería escolar con juguetería didáctica. Un proyecto para sumar ingresos, pero también para tener algo propio. Se llama Ojo al piojo, tiene mucha onda, bellísima. Prometo fotos.

* Mamá triple. Nos decidimos ampliar la familia convencidos de que dos es poco y asustados porque tres son multitud. Se nos viene el piojito para mayo!

* Después de 13 años de hacer economía en el diario en el que trabajo, ¡me cambio de área! Me gusta el cambio, es un desafío y algo asusta, pero me encanta.

Todo esto en 2009 y eso que faltan dos meses aún!!!!!

martes, octubre 06, 2009

"Ahí está tu bebé"

Lo vi. Lo escuché. Un porotito diminuto que se asemejaba a un tractorcito a todo vapor. Ahí estaba nuestro hijito y esta mamá cayendo en la cuenta de que va a estrenar título por tercera vez cuando la doctora me dijo, en segundos: "Ahí está tu bebé". Viene todo tan tranquilo y apacible que la mayor parte del tiempo no recuerdo que estoy embarazada. Pero ahí estabas, acá estás, cerquita mío, de nueve semanas y un día. Nos espera toda la vida.

domingo, septiembre 13, 2009

Dilema de cumpleaños

-Mami, ¿por qué a la Mati le gusta tanto el chupete?
-Y bueno, le gusta tanto como a vos te gusta la meme.
-Sí, pero cuando hay otras personas, vos olvidálo a eso. Y si estamos solos, acordáte.
-Ah. ¿Y si tenés ganas de tomar la meme y justo hay gente?
-(piensa y cuenta como si se tratara de un secreto). Yo me voy para la cama, un lugarcito donde no haya nadie, y vos me la llevás. Vos decís que es para la Mati. Y yo la tomo, pero si viene alguien, vos me avisás, yo me hago el dormido y se la doy a la Mati.


Yo me lo comía a besos. Prometió que a los 5 la dejaría (faltan 9 días), pero pinta para que no, más con las noticias que se vienen.
Yo no le pongo un dedo de presión al tema. ¿Debería?

miércoles, septiembre 02, 2009

Princesita


Ella está cada vez más grande. Más linda, más femenina, más vivaracha. Va con sus rulos por la vida, cenando dos veces y con sólo dos dientes arriba, todos los de abajo y alguna que otra muela. Va por los rincones llamando a su hermano cuando no está y cuando lo tiene, alterna los abrazos de osos con las uñas filosas hincadas en el cachete. Tiene 21 meses y pesa 10,800. Hoy fuimos las dos a la peluquería, ella por primera vez en su vida a cortarse apenas unas mechitas. Es que nos estamos preparando para el casorio de la madrina. Le gusta dormir mucho a la mañana y que al despertarla le demos primero una cuota de besos en el cuello. Después podría venir bien una leche, por ejemplo. A las 12 de la noche está hecha un cascabel: canta tupí-tupí, ceba mate y te convida confites imaginarios que junta del piso. Te busca donde estés, te tironea la ropa hasta llevarte al sillón y te pide "Hidi", que viene a ser Heidi. Jamás vimos una carita tan embobada ante unas cabras y una vieja gritona. Me estruja el alma cuando la dejo para ir a trabajar, porque se queda balbuceando "mamá, mamá"... En la plaza ya es dueña y señora: se sienta con los varones, les saca la pala y se pone a cavar. Por ahí se va sola hasta la punta, persiguiendo sin suerte a un hornerito.
Le brillan los ojitos cuando mamá y papá la alzamos en upa de a dos. Se mata de risa cuando sumamos a Joaquín en esa nube de brazos y besos. Ella es Matilda, nuestra princesita. A veces, todavía, me cuesta crear que soy mamá de una nena. Y también me brillan los ojitos....

miércoles, agosto 19, 2009

Perdidos...

Mucho trabajo, cerrando algunas cuentas pendientes, viajando bastante. Estamos bastante atareados, disfrutando de esta vida tan linda. Pero les dejo una foto: el panorama en la costa de Puerto Madryn era sublime: una ballena iba y venía a metros de la orilla.




Él la saludó, la miró un ratito y siguió con lo que es la pasión de su vida: jugar con arena. La ballena, desconcertada...

lunes, julio 27, 2009

¿Dónde está Joaquín?




No se infarten... el de arriba es Joaquín. Cuando él se hamaca, la mamá reza. Qué le voy a hacer? Tiene ya un posgrado en hamacas, lo miro todo el tiempo, vigilo que no haga cosas raras, pero le gusta la velocidad.

Estos son días de estar mucho en casa. Los días de sol nos cruzamos a la plaza y con los chicos del barrio hacemos instrumentos musicales. En casa aprendimos hacer aviones de los buenos, como el escorpión del aire y el insecto lunar. Nos fuimos de paseo a Baires, a visitar al padrino, nos tocó la ola polar pero la pasamos genial. Conocimos la tortuga gigante del Zoológico y prometimos que vamos a volver a visitarla. El padrino, mi hermano, un sol.... y está tan linda su casita que prontito seguramente le caemos en patota.

jueves, julio 02, 2009

El gran susto

Me regalaron hace tiempo una plantita de menta en una pequeña maceta. Se estaba muriendo y la transplanté a una maceta más grande para ver si la podía resucitar.
Ayer, en medio de otras plantas, la encuentro dada vuelta, con toda la tierra afuera y el brote de la menta resucitada en medio del pasto.
Pensé en Matilda, que no hay forma de que la aleje de la tierra o en Manuelita, la tortuga que se sube a un macetero (lo juro!) y me tira las macetas que quedan en el borde.
No encuentro el cuchillo viejo que uso para los plantines, busco una cuchara, la hinco y...... AAAAAHHHHH, pegué el grito del día. Ahí estaba Homero, hibernando calentito, frío y viscoso, el sapo de la casa. No encuentro a la rana Lisa, pero juro que no meto más la cuchara en una maceta. Por lo menos hasta que aparezcan los bichos.

miércoles, junio 24, 2009

Ocupados en la cama

En el jardín venían organizando la biblioteca ambulante. Cada nene aportó un libro y esta semana empezó a circular.
A nosotros nos llegó Galileo y las caleidoestrellas y la tarea es... leerlo en familia todos abajo de las sábanas, linterna en mano.
Así que vamos a estar muy ocupados estas noches. Please, no molestar!

domingo, junio 21, 2009

Esta soy yo.




Les juro que es real: se saca las medias en cuanto puede y te las da. Y si encuentra un segundo chupete dando vueltas, se lo pone.

viernes, junio 12, 2009

Generación panqueque

Ayer tuve el honor de compartir un almuerzo con Guillermo Jaime Etcheverry, autor del libro "La tragedia educativa". Ddebo confesar que, al igual que otros colegas, salí muy movilizada. Todos sabemos de la crisis del sistema educativo, pero una exposición tan prolija y fundamentada, con argumentos contundentes, hace pensar sobre qué escuela tenemos y qué estamos haciendo para tener una escuela mejor.
Les dejo algunos conceptos:


El pacto fundacional de la escuela, aquello de que "la escuela está para enseñar", está roto. Hoy los padres están aliados a sus hijos en contra de la escuela. Antes se iba a ver qué hizo mi hijo en la escuela, ahora vamos a ver qué le hicieron a mi hijo. Se ve a la escuela como un sistema de opresión.

Estamos criando una generación panqueque. Hay tanta abundancia de información, que creemos saber de todo un poco. Pero la instantaneidad hace perder la profundidad del pensamiento.

El maestro hoy tiene mucha técnica educativa pero poco conocimiento. Se cuestiona la “instrumentalidad” del conocimiento, el “para qué me sirve”. No todo sirve en el momento, lo que uno es y sabe se pone de manifiesto en cada acto que realiza, en cada decisión que toma. El maestro no tiene confianza muchas veces de lo que está enseñando.

La fugacidad nos afecta. Todo cambia tan rápido que nos preguntamos, ¿para qué enseñarlo? Puede ser, pero la base de la estructura no cambia. La educación es una inversión a largo plazo.

El 75% de los padres cree que la escuela en Argentina está mal. El 75% de los padres, a su vez, está conforme con la escuela de sus hijos. Ergo, la mayoría cree que se salva y que el problema le toca a otros.

La escuela no está cumpliendo la función de ascenso social que supo cumplir. A la escuela se va a compartir con los pares, de igual a igual, el pobre con el pobre, el rico con el rico. Recién en la universidad pública hay diversidad y se iguala.

La sociedad ha perdido el valor del esfuerzo. Aprender requiere de un esfuerzo. Estamos ante una pedagogía “compasiva”, decimos “pobrecito, se quedó el fin de semana a estudiar”.

Los humanos nos comunicamos con palabras. Hay generaciones nuevas con las que no podemos establecer un diálogo porque no comparten un código común que es la lengua que se enseña en la escuela. En Buenos Aires hay 850 mil jóvenes menores de 25 años que no estudian no trabajan; no hacen nada.

Se puede hacer algo. Hay que entusiasmar a los niños, leerles. La lectura es imaginación. Es volar. Hay que fomentarles el placer de aprender algo.


El docente cobra hoy como una empleada doméstica. Somos una sociedad hipócrita. Decimos que valoramos la educación, pero ¿qué diríamos si nuestros hijos, a los 17 años, nos dicen que quieren ser maestros?

lunes, junio 01, 2009

25 de mayo

Este post viene con una semana de atraso. Pero sirve para contarles que estamos muy contentos con la escuela de Joaquín. Fuimos toda la flia a nuestra PRIMERA fiestita del 25 de mayo, y nos pareció súper original: los chicos tenían que ir con alguien de la familia y todos pasábamos por diferentes postas. Así, había que bailar el candombe con instrumentos, carrera de embolsados, pasear con "caballitos", una zamba con aros en el piso, dibujar, recortar y pegar las manos nuestras en una bandera gigante, comer pan casero con dulce de leche....
Salimos encantados y, por supuesto, Matilda disfrutó como la número uno, jejee.
Este viernes tenemos que contarles un cuento a los chicos de la salita. Hace 10 días que venimos preparando vestuario y escenografía, porque claro, para hacerlos los artistas los dos somos mandados a hacer...


Pregunta incómoda

-¿Cuándo te vas a morir mamá? Yo no quiero que te mueras. ¿Quién se va a morir primero?, nos interroga con esos ojitos brillosos, apostado en el medio de nuestra cama.

La pregunta inmoviliza, sorprende, duele. Te hace trastabillar por dentro, no sólo por la certeza de la muerte, sino por el temor de que nos lleve demasiado temprano, que queden desprotegidos, que no los podamos disfrutar.
Rápido ahuyento los fantasmas. "Nooooo, falta muchísimo para eso, vos no te preocupes, que vamos a ser muy muy viejitos cuando eso pase".
Asunto cerrado. Igual, duele la pregunta, no?

martes, mayo 19, 2009

Mei, Horton y Matilda



De todas las películas que Joaquín tiene (no hay cable en casa), hay dos que a Matilda la atrapan: Mi vecino Totoro y Horton y el mundo de los quién.
Es un espectáculo verla: se las devora, se ríe al compás del personaje, se enoja cuando llegan los títulos del final y corre la cabeza para seguir mirando si vos te parás al frente de la tele. Da tanta cosita verla absorta que el pediatra me tuvo que tranquilizar. "Es como escuchar un cuento cientos de veces, no les hace mal ni crea dependencia", alivió.


Totoro es la historia de una especie de "cuidador" invisible del bosque que nadie ve, excepto dos hermanitas que tienen la mamá internada en un hospital y que viven con el papá. Mei, la más chiquita, es igual a Matilda.
Y Hortos es un canto a la imaginación, al dejarse llevar, al soñar, al pensar que no somos los únicos y que las utopías existen en la medida en que creemos en ellas.



Todos en casa llevamos vista, fácil, arriba de las 200 veces cada una. Las recomiendo, son bellísimas.

lunes, mayo 11, 2009

Maia

Las amistades que nos acompañan desde hace años se reconvierten con los hijos. Incorporamos en nuestras conversaciones el tipo de caca que hace, o la cantidad de dientes que tienen al llegar al año. Pero hay algo más trascendente, que te hace temblar el alma cuando ves que tu hijo/a comparte juegos y charlas con el hijo/a de tus amigos. Es ver perpetuar este lazo tan conmovedor que nos distingue como humanos.

Estos días llegó Marcela a Córdoba desde Italia. Con su Massimo y su Maia, tres meses menos que mi Matilda. Y si bien a esta edad cada una hace la suya, verlas así, tan parecidas, tan "futuras amigas" me emocionó mucho. Esos "compartires" son los que más pesan en la distancia...

miércoles, mayo 06, 2009

Si hay crisis, que no se note...

Hace días también que quería contar que, pese a la veda y la crisis, los aeropuertos se siguen usando por acá. Y vaya si no.
Los abuelos partieron a Madrid para visitar a Paco, Marta y Sofía; mi amiga Laura y Lucas se fueron a las "Uropas" la semana pasada y como nosotros no podemos ir para esos lares, como para consolarnos, mi amiga Marce -con Massimo y Maia- llegan mañana de Italia para Córdoba. ¿Qué tal?

martes, mayo 05, 2009

Lectorcitos

Uy, hace rato que quiero escribir y siempre, por H o por B, se me pasa. El fin de semana estuvimos en las montañas y Joaquín y Matilda se engancharon con unos libros de cuento (de la colección Federico crece, por si alguna los conoce). Lo curioso es que él se "leyó" todos los cuentos en voz alta, gesticulando y con las voces que les ponemos nosotros, anticipando la lectura. Matilda, fascinada copiando todo lo que hace su hermano.

De Lectores

lunes, abril 20, 2009

Bienvenidos a nuestra plaza!!!

Hola gente!!! Este sábado arrancamos con un proyecto que hace tiempo me daba vueltas en la cabeza. Son encuentros en la plaza del barrio. Invitamos a los chicos de la zona a hacer una actividad. Este sábado arrancamos con dibujos, y se engancharon un montón, pese a que casi nadie sabía de esto.
A mi hermana, como siempre, le encantó la idea y estuvo ahí; y sé que estará las próximas... porque la idea es hacerlos regularmente, para enseñarle a los chicos a querer y cuidar nuestra plaza. Yo ya me imagino un montón de cosas, aunque el sueño final es poder juntar plata para sumar más juegos.
Con algo arrancamos.... y de paso, estrenamos un nuevo blog. Lo pueden ver acá:

http://nuestraplaza.blogspot.com/

domingo, abril 12, 2009

Mala persona

Nos fuimos el finde a Traslasierra. Días pintados, de postal, con un sol que nos dio hasta para tirarnos a la pileta (con un poco de coraje, claro), pero nadie diría que en este otoño todavía tengamos 35°. El sábado a la mañana salimos de "investigadores", como decimos con Joaquín cuando nos vamos a recorrer lugares nuevos y tuvimos la ocasión de sorprendernos ante lo miserable que pueden ser algunas personas.
Después de tirar barquitos de hojas secas en una acequia, teníamos que cruzar un arroyo pequeño. Yo cruzo el puentecito y él, que iba en la bici, cruza por el vado. De frente venían dos mujeres con un cocker, el perro se detiene a tomar agua y cuando Joaquín pasa, le muerde la pierna. El gritó y empezó a llorar, yo lo agarro, le miro la pierna y lo empiezo a mojar con agua. Una de las mujeres, que era la dueña del perro, siguió caminando como si no pasara nada. Yo le grito "señora, su perro mordió a mi hijo" y ni se inmutó. Siguió sin darse vuelta!!
Yo dudaba entre correrla a cascotazos o consolar a Joaquín.
Entonces me la agarré con la segunda mujer que había quedado de este lado del arroyo. Le pregunto si sabía adónde vivía. "Es mi patrona", me dice. Para qué...
"Ahhh, qué buena gente, ni siquiera se detiene a pedir disculpas, ni nada.... bla bla bla", me descargué.
Confieso que no pasé a mayores porque no le salía sangre, era un buen moretón y la marca del diente, pero no había desgarro la piel.

La cuestión es que la mujer me dijo que siempre era así la señora, que resulta ser que es doctora, de apellido Aguilar, partera (qué humana para esa profesión), y que atiende en la ciudad de Córdoba, de donde somos nosotros.

"Disculpe señora, usted no tiene nada que ver, es buena gente", le dije cuando nos fuimos a la señora, una lugareña que tuvo la gentileza de quedarse.

Esas cosas pueden pasar, pero no hay excusa como para no detenerse a ver qué es lo que le había pasado a una criatura. "¿Por qué me mordió el perro?", decía Joaquín. "Es que algunos son tan malos perros como sus dueños, que son malas personas". Le quedaba demasiado grande ese lugar, tan lleno de paz, a esta tal señora Aguilar. En algún momento se lo voy a decir.

miércoles, abril 08, 2009

Pensar la infancia



El doc de los chicos, Enrique Orschanski, presentó su primer libro: Pensar la infancia.


Bello, original, con un poco de letra de padre, de pediatra, de ciudadano, de hombre. Fue en el cabildo histórico de la ciudad, en una noche hermosa con mucha gente linda. Fuimos todos y Joaquín no le perdió pisada a "su" doc.


Tuve el honor de ser una de las presentadoras, junto a dos grandes (Daniel Quiroga y Liliana González), y la verdad es que me emocionó mucho la distinción y el hecho de poder gritar a los cuatro vientos que paremos, que escuchemos, que disfrutemos, que no aceleremos, que no les robemos tiempo al juego, que no los estresemos, que no les marquemos anticipadamente el pulso de adultos, que le demos más barro y menos teclados.


Tuve la certeza de que muchos compartían este grito. Y que está bueno que pensemos la infancia.






martes, marzo 31, 2009

¡Descubrimiento!

Por una vez (al menos una!!!!) no voy a hablar de Joaquín ni de Matilda.
Es que descubrí un sitio en el que pueden escuchar un montón de FM temáticas, como tangos, jazz, gospel, chillout, blend, lounge, flog y un montón de varios más que no tengo idea.

Es http://www.la100.com.ar

Capaz que todos ustedes ya lo conocen y yo llego tarde, pese a que donde también trabajo se escucha por ahíl. Pero bué, no importa, ando maravillada con "Sabineando", 24 horas de Joaquín Sabina.

jueves, marzo 26, 2009

Cumples al galope

Hace rato que quiero escribir este post. De antemano, pido disculpas si ofendo a alguna por lo que voy a decir.
Detesto los cumpleaños que se festejan en las salones infantiles, esos que duran tres horas; a veces menos, y en el que los chicos están 15 minutos en el pelotero, 15 pateando al arco, 15 en el boliche, 15 maquillándose, después rápido a comer los pebetes, ahora a ver los títeres, ahora el copo de azúcar, y hagan una fila o se quedan sin nada, y dale no te demores, y no te quedes mirando eso, y vamos ahora afuera, arriba, abajo, adelante. Vamos que se pasa el tiempo. Ahora la torta, bien, cantemos, ahora vamos ya a romper la piñata mientras la mami corta la torta, volvamos, ahora coman la torta que viene la sorpresita y ya los vienen a buscar.
Guau.
¿Qué hacíamos nosotros de chicos en los cumples, cuando no existían salones ni animadores a domicilio? ¿Cómo nos entreteníamos?

¿Por qué esos juegos tan direccionados, tan estructurados, tan corriendo con el reloj apurando a chicos que lo único que deberían estar haciendo es jugar? Jugar, con menos reglas, con menos cosas, con menos consumo, con más tierra.
¿Cómo la maestra va a poder entretener 40 minutos a los chicos en una clase cuando en los salones los veletean en ese tiempo por cuatro cosas sucesivas, quizá sin disfrutar ninguna a fondo? Si supervisamos tanto, si programamos todo, si pretendemos no dejar que nada escape el control, tarde o temprano tendremos que pagar los costos.

Les estamos “robando la infancia”, como diría Carl Honoré, haciéndolos vivir un ritmo adulto cuando apenas tienen cinco o seis años. ¿Qué tendremos que mostrarles para que se sorprendan y se maravillen y disfruten cuando tengan 10 ó 15 años?

Les recomiendo este artículo. Es para imprimir y leer muy despacio, varias veces, muchos papis.

martes, marzo 24, 2009

Les cuento...

... que la seño hizo los deberes y mandó ayer en el cuaderno el listado de cosas que se pueden llevar, sugeridas por día. Ahí hay torta, alfajores de maicena, pizza, gelatina, barras de cereal, ensalada de frutas, vainillas, sandwich de jamón y queso, empanaditas saladas o de membrillo y varias cosas más.
Y mandó una lista corregida de los merenderos, porque en la primera se había olvidado de los feriados. Conclusión: apurada al cuete.

miércoles, marzo 18, 2009

De hoy para mañana

Anoche era un día atípico, porque se celebraba el aniversario de la empresa en la que trabajo y había una ceremonia a las 22. Logro salir antes, me voy a la peluquería (porque me tocaba conducir la ceremonia) y cuando llego a casa para cambiarme reviso la mochila de Joaquín.
Había una nota de la seño diciendo que se ponía en marcha la merienda nutritiva con un listado de los 26 chicos de la salita y la fecha en la que le tocaba a cada uno llevar la merienda. ¿Cuándo? Hoy. ¿El primero de la lista? ¡Joaquín!
Anoche volvía a la 1 y los miércoles entro a trabajar a las 10. ¿Cuándo hacía algo?
La idea está buena: cada chico lleva lo mismo para toda su salita y así todos comen fruta, yogures, cereales y cosas sanas. Después no lleva nada hasta dentro de 25 días, cuando empieza de nuevo la ronda.

Me sobrepuse al apurón y me levanté muy muy temprano a adelantar trabajo. A las 7 apareció Joaquín e hicimos las consabidas galletitas con formitas, esta vez con agregado de avena. Quedaron relindas y él se fue feliz con su caja de autitos, patos, flores y corazones caseros.
Pero seño, ¿no podía darnos un poco más de margen? Mi mamá me retó y me dijo que siempre será así. Yo me resisto. Las mamis en este siglo trabajamos y si se puede planificar, ¿van a insistir en volvernos locas?

Ahhh, me olvidaba: abajo la notita decía que nos contactemos con las otras mamás para "no repetir". Pero nunca nadie me mandó un solo teléfono de las otras mamás.

martes, marzo 10, 2009

77 centímetros de luz


Creo que he dicho varias veces que Matilda es un sol. Ahora dice algo que pretende ser “güisqui!!!!” cuando le sacamos una foto, y entonces ella se ríe a boca completa y te muestra esos dos dientes enormes y bien separados de arriba que te dan ganas de morderle un cachete.
Me doy cuenta que mi hijita ya no es bebé, fundamentalmente porque no la tratamos como tal. Yo le hablo como a Joaquín, los incluyo a ambos en las conversaciones y en lo que vamos a hacer en el día.
Ella va y viene por la casa, juega con lo que se le ocurre, se “sirve” una película en DVD del cajón y viene a pedirte que se la pongas, acomoda los autos como hace Joaquín, escucha el timbre y dice algo así como “ahivaaaaaaa” y está obsesionada con calzarse cualquier ojota o zapatilla que encuentre a la deriva. Y si no, las busca y va dejando el tendal. Hasta intenta hacer la tumbacarnera como el hermano. Boca abajo espera que la empujen, aunque el otro día lo logró solita y casi me muero. Los dos cenan temprano, pero casi a la medianoche, cuando yo llego de trabajar, vuelve a cenar. No picotear: CENAR. Otra vez, como Dios manda.
Hoy la llevé al control con el doc y dice que está perfecto. “No hay problema”, calmó.
Igual sigue gurrumina: 9,650 kilos para 15 meses y medio.
La cuestión es que este solcito de 77 centímetros lleno de rulos que la asemejan a una mafaldita de Quino nos sigue haciendo brillar los ojitos.

jueves, marzo 05, 2009

Salita de 4

Y empezó la escuela… Entró como si toda la vida hubiera conocido el cole y a la seño, y era su primera vez. Por las dudas, habíamos evitado en casa crear demasiada expectativa: no sé, me imaginé que se le podía hacer un nudo en la panza y decir que no. El año pasado, dos por tres pedía no ir a la guardería… Igual preparamos juntos la mochila, el uniforme, el pintorcito y la merienda.
Ya está escolarizado. Sacaba la cuenta y le esperan dos años de jardín, seis de primaria, seis de secundaria y al menos cinco de universidad. Una vida entera. Le llevará lo que a mí ya me insumió el 65% de mi vida… Demasiado, no?.
Pero lo que más me movilizó es pensar en que se nos acabó la exclusividad, la intimidad, el nido; no sé cómo llamarlo.
Es que hasta ahora, Joaquín se conecta básicamente con su familia. Incluso somos testigos de los juegos con amigos, sabemos qué mira en la tele, escuchamos sus conversaciones porque estamos ahí. O mejor dicho, él no se va.
Ahora no. Interactuará con una seño a la que le podrá contar cosas que nunca sabremos, conversará e imaginará juegos que no podremos ver.
Eso es crecer. Me da un poco de miedo, porque buena parte de la persona que será en el futuro dependerá de cuán sinceras, profundas y fundamentalmente sanas sean las relaciones que mantenga desde ahora. Ojalá que tenga buenos amigos y buenos maestros, que lo quieran y que él los quiera como nosotros soñamos.
Que no sufra ni haga sufrir. Que llore por cosas que realmente valgan la pena y que yo pueda estar, enterarme, saber. Al menos para abrazarlo.
Mi hijito crece. Me siento como una gallina que tiene que levantar el ala y dejar que vuele. Aunque sea unas horas.

Salita de 4

miércoles, marzo 04, 2009

Cómo pásar 13 horas en auto con los chicos

La verdad es que las 13 horas de viaje al mar con los niños fueron mejor de lo esperado. Salimos a las 4 de la mañana y los chicos durmieron hasta las 10 (los hizo "aguantar" hasta tarde a la noche), con lo cual fue un tramo muy importante "en silencio", tomando mates y viajando yo adelante!!!
Después me pasé atrás y abrí la cajita feliz: en una bolsa tenía juguetes, papeles, libros, cartas, tijerita, revistas e hilo, que jamás pensé que fera tan maravilloso. Até uno de punta a punta en el auto y le colgué bombuchas. Las reventaron, después colgamos algunos globos, después pedazos de revistas (personas) e inventamos un cuento con las cosas que Joaquin iba recortando (después el juego fue despedazarlas, jejeje). Atamos globos sueltos al hilo, lo enredamos y demás.
Por supuesto, hubo algunas golosinas, pero la campeona fue Matilda que eso no come e igual se la aguantó. Eso sí, tuve que hacerle bastante upa, claro que atrás.
En cambio Joaquín viajó siempre con su cinturón de seguridad, algo no fácil con los chicos.
Ahhhh... y jugamos mucho al veo veo, al "yo digo" y había que nombrar animales o colores y después nos inventamos un juego propio: decir una frase de una película (por ejemplo, la clásica "al infinito y más allá!!!") y adivinar de qué peli es y quién la dice. Nos quedamos asombrados, porque Joaquín se enganchó de 10!!!

Hicimos una parada a almorzar, en una estación donde había juegos y eso los despejó. A la tarde se durmieron otro ratito (milagrooooo!) y llegamos a las 18.30!!!



Esta es una foto de cuando faltaban apenas 2 horas para volver a casa (la vuelta siempre es más larga que la ida, no?)

lunes, marzo 02, 2009

ex-ce-len-te!!!

Y volvimos. Pasamos unas vacaciones fantásticas, estuvimos 19 de los 21 días afuera! Nos tocó mucho mucho sol en el mar y después en las montañas.
Batí mi propia meta y leí dos libros!!!!
Nada de noticias, muchos pozos en la arena, mucha fiaca a la mañana, muchos mimos entre todos, mucho mate en la pileta. Nada de diarios ni de reloj.
Pasamos la prueba de un viaje de 13 horas en auto. Los chicos se portaron excelente, tanto que volvimos diciendo ¿y otro porqué no?... jjejejee, pero habrá que seguir participando!!!!!

Vacaciones 2009

miércoles, febrero 04, 2009

Nos vamos!!!


Vamos contando los días. Nos quedan tres. El sábado nos vamos al mar!!!!! Primer viaje de a cuatro, primer viaje tan largo. Mucho trabajo, pero igual me las arreglo para ir pensando a qué vamos a jugar 11 ó 12 horas adentro del auto.
Joaquín hace la lista de las cosas que va a llevar a la playa y la Mati lo persigue jugando con los autos. La princesa está hecha una boy total.
Acabo de comprarme un libro para las vacaciones: "Los hombres que no amaban a las mujeres", me lo recomendaron un montón. De ficción, con absolutamente nada de economía, bien novela. A lo mejor pretendo demasiado leerlo completo, pero algo será algo. Encima es una trilogía!
Igual, tenemos pensado hacernos muchos mimos, enterrarnos cuerpo enterno en la arena y jugar a atrapar las olas.

martes, febrero 03, 2009

Visitas madrileñas


La semana pasada llegaron los viajeros desde Madrid. Conocimos a Sofía, de cuatro meses, un deleite de gorjeos y sonrisas. Quedó totalmente enamorada de la cuna de la primita y de los animalitos con los que también habla Matilda.
Lástima que el tiempo siempre es poco y el padrino en poquitos días se va.

jueves, enero 29, 2009

Sofía de los Milagros



Solamente 14 veces se había realizado en el mundo un trasplante a una mujer embarazada. Apenas cuatro habían podido sobrevivir.
Pero Martha y Sofía lo lograron. A Martha le agarró en diciembre una hepatitis fulminante que la dejó al borde de la muerte. El 14 de diciembre entró en emergencia nacional y tres días después, justo el día de su cumpleaños, llegó el hígado de reemplazo. Se lo transplantaron con su beba en la panza.
A las tres semanas, los médicos decidieron que era mejor que Sofía naciera. Y con apenas 850 gramos, las dos se conocieron.
En la radio esta mañana hablamos con Martha. Yo me hubiera quedado horas charlando, pero no podía pronunciar palabra.
Ella contaba que cuando se despertó de la operación, creía que su bebé no estaba más con ella. Y cuando le dijeron que todo había salido bien, la llamaron Sofía de los Milagros. Una historia hermosa, de esas que conmueven el alma.

Ver más acá.
http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=1094486

miércoles, enero 21, 2009

Lost-tatines!!


Es cierto, somos fans de Lost en casa (hoy empieza en EEUU la penúltima temporada, al fin!) al igual que de Prison Break, Damage y Amas de casa desesperadas, entre otras menores.
Pero lo que verdaderamente están perdidos son los alfajores Tatines blancos, no los consigo por ninguna parte!!!! Ocasionalmente encuentro los negros en algún súper, pero de los blancos, ésos que les encantan a Titín, ni noticias!!!!!
¿Cómo puede ser?

martes, enero 13, 2009

Y un día lo logramos!!!!

Sí, sí, sí!!!! A los 13 meses y 13 días, nuestro solcito descubrió que la vida a 70 centímetros de altura tiene otra dimensión. ¡Y arrancamos! Ahora no hay quién la convenza de bajarse. Toto un logro de equipo, de ella a la cabeza (por supuesto) y de todos nosotros que acumulamos horas y horas cola al piso, brazos tendidos y patas abiertas repitiendo: vení, vení, vení!

video

jueves, enero 08, 2009

¿Me comprás?

Cada tanto me agarra la histeria de que hay muchas cosas en casa. Juguetes, autos, ropa. Empiezo a meter todo en una caja, con el consentimiento (a veces...) de Felipe y Joaquín. Para Navidad preparamos una bolsa para una familia del Chaco con la que tenemos contacto. Joaquín (y también Matilda) eligieron algunos de sus juguetes lindos para esos chicos.
Queremos que sean generosos, aunque reconozco que muchas cosas de las que Laura Gutman (y encontré en el blog de Turca) dice acá abajo yo las hago: caramelos en el pediatra para que se quede quieto o chicles en esos lugares donde hay que esperar mucho.
Trato de inventar juegos e historias locas, pero a veces cedo y siempre que vamos al súper Joaquín se vuelve con un hot whell. Siempre le digo que no me gusta la palabra "compráme", pero claro, no siempre puedo decir que no. En casa no hay TV por cable por elección: creemos que la publicidad de los juguetes en los que encima viene todo hecho les termina quemando la cabeza a los pobres chicos.
Es largo, pero vale mucho la pena:


Comprar en lugar de vincularse

No es fácil vincularnos y permanecer muchas horas a solas con los niños pequeños. Por eso solemos convertir los momentos de “estar juntos” en momentos de “consumo” compartido. La “compra” del producto que sea opera como mediador en la relación entre los niños y nosotros. El objeto mediador puede ser la televisión, el ordenador, los jueguitos electrónicos, salir de compras a la juguetería, al pelotero, al centro comercial o a lo sumo ir a ver un espectáculo (que pueden ser maravillosos y necesarios en sí mismos). Pero conviene reflexionar sobre cómo los adultos utilizamos los elementos de consumo social para paliar la dificultad que supone la relación con el niño, es decir la permanencia, la mirada, el juego y la disponibilidad emocional.

Cuando un niño nos pide tiempo para jugar, o mirada para que nos extasiemos por un descubrimiento en su exploración cotidiana, cuando nos solicita presencia para permanecer a su lado o que nos detengamos un instante para que pueda recoger una piedra del suelo; solemos responder ofreciendo una golosina, una promesa o un juguete porque estamos apurados. El niño poco a poco va aprendiendo a satisfacer sus necesidades de contacto a través de objetos, y muchas veces a través de alimentos con azúcar. Todos los adultos sabemos que mientras un niño come algo dulce, no molesta. Y también sabemos que en la medida en que esté hechizado por la televisión, tampoco molesta. Si aprende a jugar con el ordenador, molesta menos aún. Y si necesitamos salir a la calle en su compañía, en la medida que le compremos algo, lo que sea, estará tranquilo y nos permitirá terminar con nuestros trámites personales mientras dura la fugaz alegría por el juguete nuevo.

Los niños aprenden que es más fácil obtener un objeto o algo para comer (generalmente muy dulce o muy salado) y de ese modo desplazan sus necesidades de contacto y diálogo hacia la incorporación de sustancias que “llenan” al instante. Tienen la falsa sensación de quedar satisfechos, aunque esa satisfacción dura lo que dura un chocolate. Es decir, muy poco tiempo. Por eso los niños volverán a pedir –o a molestar a ojos de los adultos- y en el mejor de los casos volverán a recibir algo que se compra, con la debida descalificación de sus padres por ser demasiado pedigüeños o faltos de límites. Es un modelo que repiten hasta el hartazgo, porque funciona: creen que necesitan estímulo permanente, consumo permanente y rápida satisfacción.

A esta altura, los niños han olvidado qué era lo que estaban necesitando verdaderamente de sus padres. Ya no recuerdan que querían cariño, ni atención, ni mimos, ni palabras amorosas. Ya no registran que era “eso” lo que estaban necesitando.

Nosotros los padres también consumimos para calmar nuestra ansiedad y nuestra perplejidad al no saber qué hacer con un niño pequeño en casa. La cuestión es que nos vinculamos con el niño sólo en la medida en que hay algo para hacer, y si es posible, algo para comprar o comer. Y si el niño puede hacer “eso” solo, sin necesidad de nuestra presencia, mejor aún. Sólo basta mirarnos unos a otros un domingo en un centro comercial cualquiera, en cualquier ciudad globalizada.

Esta dinámica de satisfacción inmediata a falta de presencia afectiva, somete a los niños a una vorágine de actividades, corridas, horarios superpuestos y estrés, que nos deja a todos aún más solos. No nos damos la oportunidad de aprender a dialogar, nos olvidamos de los tiempos internos y pasamos por alto nuestro sutil compás biológico.

¿Qué podemos hacer? Pues bien, podemos buscar buena compañía para permanecer con los niños en casa, sin tanto ruido ni tanto estímulo. Amparadas por otros adultos, es posible permanecer más tiempo en el cuarto de los niños, simplemente observándolos. No es imprescindible jugar con ellos, si no sabemos hacerlo o si nos resulta aburrido. Pero si no logran ser creativos aprovechando nuestra presencia, basta con acercarles una propuesta, unos lápices de colores, una invitación a cocinar juntos, o a revolver las fotos del pasado. En fin, siempre hay algo sencillo para proponer, ya que “eso” que haremos será la herramienta para alimentar el vínculo. Y los niños generalmente aceptan gustosos.

Cuando estamos en la calle con los niños, podemos “desacelerar” y darnos cuenta que no pasa nada si tardamos más tiempo en realizar las compras o los trámites. Porque de ese modo cada salida puede convertirse en un paseo para los niños y en un momento pleno y feliz para nosotros. Si somos capaces de detenernos ante una vidriera que les llama la atención, si una persona los saluda y nos otorgamos el tiempo de sonreírle o bien si nos sentamos un ratito en la vereda porque sí, porque pasó una hormiga, algo habrá cambiado en la vivencia interna de los niños. Esos cinco minutos de atención significan para nuestros hijos que ellos nos importan, que el tiempo está a favor nuestro y que la vida es bella desde el lugar donde ellos la miran. Estamos diciéndoles que nada nos importa más en este mundo que mirarlos, que deleitarnos con la vitalidad y la alegría que despliegan y que los amamos con todo nuestro corazón.

Toda la dedicación y el tiempo disponible que no reciban de nosotros, los obligará a llenarse de sustitutos, y luego creerán que sin esas sustancias o esos objetos no pueden vivir. La realidad es que no podemos vivir sin amor. Todo lo demás, importa poco.


Laura Gutman

domingo, enero 04, 2009

Dilema de Reyes Magos


Mañana pasan los Reyes Magos.
Me encanta decirle a Joaquín que ponga los zapatos, que le dejemos pastito a los camellos, agüita... Me encanta verle la magia en la cara.
Pero no me cierra decirle una mentira. No me sale.
Lo mismo me pasó con Papá Noel. Reniego del gordo abrigado de la Coca Cola que aparece con los 32° que tenemos en estos lares. Mi explicación incluye también al Niñito Jesús y que no pasa por todos lados, sino que le pide ayuda a los papás y que tenemos también que darle juguetes a otros papás de nenes a quienes no les pueden comprar. Armamos una caja para el Chaco este año.
De todos modos, en la casa de los abuelos hubo un Papá Noel y me encantó verlos.
O sea: no tengo claro nada, pobre chico.