jueves, marzo 26, 2009

Cumples al galope

Hace rato que quiero escribir este post. De antemano, pido disculpas si ofendo a alguna por lo que voy a decir.
Detesto los cumpleaños que se festejan en las salones infantiles, esos que duran tres horas; a veces menos, y en el que los chicos están 15 minutos en el pelotero, 15 pateando al arco, 15 en el boliche, 15 maquillándose, después rápido a comer los pebetes, ahora a ver los títeres, ahora el copo de azúcar, y hagan una fila o se quedan sin nada, y dale no te demores, y no te quedes mirando eso, y vamos ahora afuera, arriba, abajo, adelante. Vamos que se pasa el tiempo. Ahora la torta, bien, cantemos, ahora vamos ya a romper la piñata mientras la mami corta la torta, volvamos, ahora coman la torta que viene la sorpresita y ya los vienen a buscar.
Guau.
¿Qué hacíamos nosotros de chicos en los cumples, cuando no existían salones ni animadores a domicilio? ¿Cómo nos entreteníamos?

¿Por qué esos juegos tan direccionados, tan estructurados, tan corriendo con el reloj apurando a chicos que lo único que deberían estar haciendo es jugar? Jugar, con menos reglas, con menos cosas, con menos consumo, con más tierra.
¿Cómo la maestra va a poder entretener 40 minutos a los chicos en una clase cuando en los salones los veletean en ese tiempo por cuatro cosas sucesivas, quizá sin disfrutar ninguna a fondo? Si supervisamos tanto, si programamos todo, si pretendemos no dejar que nada escape el control, tarde o temprano tendremos que pagar los costos.

Les estamos “robando la infancia”, como diría Carl Honoré, haciéndolos vivir un ritmo adulto cuando apenas tienen cinco o seis años. ¿Qué tendremos que mostrarles para que se sorprendan y se maravillen y disfruten cuando tengan 10 ó 15 años?

Les recomiendo este artículo. Es para imprimir y leer muy despacio, varias veces, muchos papis.

10 comentarios:

Laia dijo...

Que horror de fiesta, si hasta mi me genera estrés.

Creo que ya te dije alguna vez (no se si en el post del inicio del colegio de Joaquin)que con los cambios y "mejoras" de la sociedad estamos consiguiendo destruir la infancia de los pequeños. La evolución les niega el derecho a disfrutar y es tarea de las madres ahcer que no pierdan esta etapa tan linda de la vida.

Besos

Charo dijo...

Es tan así cómo decís!! Llevé a mi hija a un pelotero cuando tenía meses y la pasamos muy mal. Nos molestaba mucho la música tan pero tan fuerte. Por eso, hasta que tuvo un año y caminó no volví a llevarla. Pero, cómo se resuelve? El cumple de Luz fue en casa, algo tranqui con la familia. Pero, tampoco puedo impedir que vaya a los cumples de sus amigos cuando vaya al jardín. Todo un tema! Besos!!
Ah! no pude entrar al link "este artículo". Me dice que no existe la dirección.

Greencolorss dijo...

Hola Laura:

Comparto totalmente tu pensamiento. Yo detesto las fiestas estas. A Mat nunca se la hemos hecho así. Estaría bien poner a todos los niños a plantar maticas o hacer gallets, no se algo didáctico donde aprendan y después si que disfruten del pastel. Quería leer el artículo este que pusiste pero no deja entrar a la página. Me pasaré luego para ver si puedo entrar a leerlo, serí muy interesante.
Besos

Jorgelina dijo...

Coincido con vos,no me gustan los peloteros para festejar los cumpleaños, pero lamentablemte en casa no tengo lugar y termino en uno.A mi se me jntan 45 niños mas 30 adultos.
Me encanta recordar mis cmpleaños en casa de mi infancia con familiares y chicos correteando por toda la casa.
Mi hermana junto a su novio de aquel momento se disfrazaban de payasos y animaban los cumples.
Besos y lindo fin de semana.

NuriBadilla dijo...

Por cierto que el link estaba mal. Es artículo demasiado pero demasiado demasiado interesante.

Me has dejado la cabeza dando mil vueltas y quiero escribir algo sobre todo esto

Mil abrazos

Rossana Vanadía dijo...

Totalmente de acuerdo. Y los de 15? como si fueran fiestas de Paris Hilton? Está mal linkeado el link, precisamente. Leíste Bajo Presión de Carl Honoré?
Besos Lau. Nos vemos esta tarde.

Laura dijo...

Chicas!!! Ahí corregí el link, ahora se puede entrar!
Besos!

Ximena Ianantuoni dijo...

y lo que te da la razón a todo lo que decís es que algunos niños, entre ellos los míos, se empiezan a enganchar con el cumple cuando ya va promediando el final, y una se pregunta ¿no es que todo va demasiado rápido y pautado?, y se vé que sí,
tus hijos están morfables y tus palabras son hermosas, llenas de vida y maternidad, lindo leerte,
besos

Marcela y Sergio dijo...

Estamos entrando a este mundo de los cumpleaños y obligaciones sociales de nuestro pequeño con tan sólo un año de vida. Horarios super apretados y distancias enormes por recorrer y nosotros sin vehículo. Evidentemente este mundo va tan pero tan rápido a veces que nos olvidamos de las pequeñeces tan disfrutables como lo lúdico. Hasta un cumpleaños en un pelotero es estructurado. Interesante el artículo, no lo habíamos leído.
Saludos Nosotros

after280days dijo...

acá en nicaragua no solo se celebran los 15 sino que al año ya le ponen una piñata al bebé para que la rompa con tremendo palito en la mano... una locura!!!!!