martes, diciembre 04, 2007

Estamos ocupados...

Si demoro en pasar por acá porque estamos todos muy ocupados mirando, mimando, besando y acariciando a Matilda. Es un ovillito de amor que nos tiene totalmente locos.
Sacamos muuuchas fotos, pero aún están en la máquina. Prometo subirlas en breve.
Joaquìn nos ha sorprendido con su reacción con Matilda. Primero fue la novedad, el juguete: la quería alzar, besar, tocar la "parte blandita" de la cabeza. En fin. Ahora la integró como "su" hermanita, la cuida y siempre quiere saber dònde está. Le gusta que le cambie los pañales porque aprovecha para servirse de a cuatro las toallitas, que se pasa con ímpetu por las rodillas. Hoy le fuimos a poner la vacuna y él le decía "fuerza, fuerza", totalmente apenado porque ella lloraba.
La cuestión es que de repente, Joaquín se nos hizo grande. Lo veo maduro, independiente, despierto... Y pensar que hasta la semana pasada era MI bebé.

1 comentario:

La Ele dijo...

Felicidades y bienvenida Matilda. La ternura de los "hermanos mayores", que siempre serán nuestros bebés, es realmente emocionante.